Connect with us

El Irreverente

El Tomate se da tiro en el pie

Mauricio Toledo propone cárcel a quien cobre diezmo a sus trabajadores, como lo hizo Delfina Gómez en Texcoco; El Tomate olvida que su hermano Nelson fue grabado haciendo lo mismo.

Jaime Calderón

Published

on

Por La Mafia en el Poder

Al proponer ante el pleno de la ALDF la “Ley Delfina”, cuyo objetivo será el de evitar que se repitan casos como el de Texcoco, donde la hoy candidata Delfina Gómez rasuraba el cheque de sus trabajadores, el perredista Mauricio Toledo se dio un tiro en el pie.

La reforma al Código Penal de la capital de la República que propone va enfocada a proteger el salario de los trabajadores contra el pago forzado del diezmo, tal como lo hizo la abanderada de Morena, según documentos oficiales.

Hace unas semanas el PAN presentó documentos firmados por la entonces alcaldesa texcocana quedó en evidencia que cada mes alrededor de mil trabajadores de confianza eran obligados a entregar a Delfina el 10 por ciento de su salario.

Ante las evidencias la maestrita, como le gusta que le digan, tuvo que reconocer que sí rasuró la nómina, pero porque sus empleados así se lo habían pedido para apoyar “proyectos políticos”.

Además de los documentos, el reconocimiento de esas acciones por parte de la aspirante de Morena tendrían que ser suficientes no sólo para retirarle la candidatura, sino para enviarla a la cárcel porque es un delito.

Pero en lugar de ello Morena, en voz del propio Andrés Manuel López Obrador, salió en su defensa y lejos de ser bajada de las listas, la intención del voto a su favor creció.

Bien por El Tomate

A simple vista luce buena y oportuna la propuesta de El Tomate Toledo de meter a la cárcel a todo aquel funcionario que le cobre el diezmo a sus empleados, ¿pero al presentarla sehabrá acordado que su hermano Nelson fue grabado haciendo exactamente lo mismo?

Hace ya un rato que a través de las redes sociales se difundió un video en donde Nelson Toledo, funcionario del Instituto Electoral del DF, les cobraba exactamente el 10 por ciento de su salario a varios trabajadores.

Incluso se ayudaba de una libreta y un lápiz para que, al estilo de una tienda de raya, anotara quienes ya habían pagado y quiénes debías su 10 por ciento.

A raíz de eso el buen Nelson estuvo a punto de ser destituido y sometido a proceso, pero fue el propio Tomate quien pidió paro a los diputados de su partido para congelar el caso y esperar a que se tranquilizaran las aguas.

Su petición fue escuchada y su hermano no sólo libró cualquier acusación o castigo, sino que fue ratificado en el cargo y aún trabaja en el IEDF.

Por eso fue de muy mal gusto que quien presentara esa iniciativa fuera el propio Toledo, que no tiene cara para criticar las transas de Delfina, pero desconocer las propias.

Lo dicho, con esa propuesta de está dando un tiro en el pie, pues la llamada Ley Delfina también podría ser la Ley Nelson.

Se ‘queman’ solitos en el ‘feis’

El pasado lunes Miguel Ángel Mancera hizo una transmisión en vivo por Facebook, seguramente con la idea de seguirse promocionando como candidato a la Presidencia.

Nada sobresaliente, si se toma en cuenta que de aquí a que se defina al representante de la izquierda para el 2018, el jefe de Gobierno hará uso y abuso de todo lo que tenga a su alcance para ganar reflectores.

Eligió una de las obras de infraestructura vial que seguramente marcará su administración, para comenzar estas transmisiones por las redes sociales.

Y nadie regatea el talento y esfuerzo de los ingenieros a cargo de la construcción de un túnel de dos pisos y de 1.7 kilómetros de longitud cada uno.

El problema viene cuando, luego de explicar el proyecto al lado de su secretario de Obras, Edgar Tungüí, el jefe de Gobierno le pregunta sobre las medidas de seguridad.

Luego de un silencio incómodo, el funcionario le explica que habrá dos salidas de emergencia en cumplimiento de la normatividad, pero nunca le aclara cómo serán.

Y viene a cuento, porque a los vecinos les dicen que escaleras no habrá, porque es lo primero que se evita en caso de emergencia, y elevadores menos, porque ni están en el proyecto, ni habrá quien opere y los cuide de no ser vandalizados.

Que por eso serán tres carriles de circulación, para que haya espacio para vehículos de emergencia en caso de accidente.

Pues siempre y cuando sea un alcance laminero, lo tendrán resuelto, pero si llegara a ser una carambola o una volcadura, entonces ya será culpa de los conductores por no chocar todos en un solo carril.

*El Irreverente publica de lunes a viernes.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes