Connect with us

Colaboradores

ENERGÍA SEXUAL CDMX / Iglesia LGBT+

Redacción

Published

on

Jorge del Villar 

Está en cartelera la película Corazón Borrado, con el ganador del Oscar, Russell Crowe quien protagoniza a un pastor bautista y Nicole Kidman quien protagoniza a su mujer. Parece como si fuese ayer, cuando Nicole Kidman salía en Ojos Bien Cerrados, develando sus senos, posando totalmente desnuda frente a un espejo, en una de las escenas más eróticas del cine de los noventa. Y ahora, a la actriz australiana, le asignan caracterizaciones de mujeres de edad media. . .  tirándole a avanzada. Así de misterioso es el paso del tiempo y de injusto, pues su ex marido, Tom Cruise sigue representando atractivos y jóvenes playboys. Aunque la justicia también es relativa, pues ella ya pasó a la historia por haber recibido un Oscar, mientras que Cruise se ha quedado con las ganas.  

Corazón Borrado es la historia verídica de Gerrard Conley, el hijo del pastor bautista que en 2004 fue sometido a una dolorosa pseudoterapia de conversión para “sanar” su homosexualidad.  

A la fecha no se conocen con exactitud las causas de la orientación sexual. Hay estudios que la han correlacionado con factores biológicos, con factores sociales y con factores durante la gestación uterina. Con lo que todos los estudios concuerdan es que la orientación sexual no versa en torno a una elección, como elegir tomar café o té.  

Existe suficiente evidencia histórica como para afirmar que Jesús de Nazaret profesaría amor hacia cualquier ser, independientemente de su orientación sexual. Sin embargo, muchas iglesias de la fe cristiana han malinterpretado las escrituras. 

Cuando el antiguo testamento fue escrito, no habían leyes gubernamentales. A falta de legislación sanitaria, la Torá era importantísima para preservar la salud y vida humana. En esa época no había, por ejemplo, refris. Por esto, las escrituras sagradas eran muy precisa con respecto a todos los procedimientos higiénicos que se debían llevar a cabo, en todos los rubros de la vida, desde la alimentación hasta la sexualidad.  

En ese contexto, existe alguna referencia en el antiguo testamento que prohíbe la sodomía o sexo anal. No se podría decir que lo que se censuraba era el vínculo amoroso entre dos personas del mismo sexo.  

Cabe recordar que la sodomía no es un actividad exclusiva de homosexuales, la sodomía es también una práctica entre parejas heterosexuales. Detrás de la prohibición de la sodomía, existía una lógica sanitaria pues efectivamente el sexo anal conlleva un mayor riesgo de contraer una infección que el sexo vaginal. Si en esa época hubiesen existido los condones y la penicilina, no sabemos si esa práctica sexual hubiese estado prohibida.  

Asimismo, en la norma judía había una clara intención de multiplicar al pueblo Israelita. Reproducirse y no mezclarse con otros pueblos para garantizar su subsistencia. Igual de grave que la penetración anal, era toda aquella actividad en donde el semen se pudiese “desperdiciar”. Estaba penadísimo eyacular fuera de la vagina; sostener relaciones sexuales durante la menstruación o masturbarse. La finalidad de multiplicarse y permanecer unido, perdura. Para un gran número de familias judías es peor que sus hijos se casen con una gentil (no judía) a que sean homosexuales. Esto con el fin de mantener unida a su nación dispersa por todo el mundo. 

Lo que la película de la Kidman no aclara es que a partir de la fecha en que Gerrard Conley fue expuesto a la pseudo-terapia de conversión, al día de hoy; se podría hablar de un auténtico cambio en las iglesias cristianas. Ya hay pastores abiertamente homosexuales que predican el evangelio en sus comunidades; el Papa Francisco, para los Católicos, representante de Dios en la Tierra, se ha declarado sin autoridad espiritual para juzgar la orientación sexual (por cierto, ya exigió cárcel para curas pederastas) y las bodas cristianas entre personas del mismo sexo por iglesias como la de los Quakers cada vez son más frecuentes. No estaría mal hacer una película con este giro de tuerca.  

 

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Advertisement Enter ad code here

Recientes

Facebook