Connect with us

Investigación

EVIDENCIAS / Una patada a la inequidad

Megan Rapinoe, la capitana del equipo estadounidense y quien se ha convertido en un ícono de la lucha por los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBT, reclamó que se haya puesto en un segundo plano la justa femenil cuando se trataba de un mundial, mientras que los juegos de las selecciones varoniles eran competencias limitadas al Continente Americano. Con ello, Rapinoe tiró una patada a la inequidad.

Redacción

Published

on

Patricia Sotelo

Existe una corriente en el mundo que exige igualdad para las mujeres en todos los aspectos de la vida cotidiana, entre ellos el ámbito laboral, que implica tener las mismas oportunidades y salarios equivalentes a los que ganan los hombres.

Celebridades de México y otros países han puesto el tema en el centro del debate, como la actriz Robin Wright, protagonista de la famosa serie política “House of Cards”, producida por Netflix, quien exigió tener el mismo salario del actor Kevin Spacey, ya que aunque él tenía el papel principal, ambos jugaban un rol fundamental en la trama. Lo logró.

Recientemente, surgió de nuevo la polémica luego de que el equipo de futbol femenil de Estados Unidos ganara el mundial del balompié. Y es que el día que se jugó esa final, también se programaron dos finales pero de torneos regionales de la rama varonil, la Copa Oro y la Copa América, restando proyección a lo logrado por las mujeres en un deporte dominado por el sexo masculino.

Megan Rapinoe, la capitana del equipo estadounidense y quien se ha convertido en un ícono de la lucha por los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBT, reclamó que se haya puesto en un segundo plano la justa femenil cuando se trataba de un mundial, mientras que los juegos de las selecciones varoniles eran competencias limitadas al Continente Americano. Con ello, Rapinoe tiró una patada a la inequidad.

En medio del debate, algunos medios de comunicación destacaron la enorme brecha salarial en ese deporte. Tan solo un ejemplo: el sueldo del futbolista brasileño y jugador del equipo francés París Saint-Germani, Neymar, es de 43.8 millones de dólares, lo que equivale a la suma del salario de mil 693 futbolistas mujeres de las ligas más importantes del mundo, de acuerdo con la encuesta Global Sports Salaries Survey 2017.

Sabemos que en el deporte y en los espectáculos juegan muchos factores para determinar el salario de una estrella: si tiene proyección, si representa publicidad y, por lo tanto, si genera ganancias.

Pero, en general, la brecha salarial entre hombres y mujeres es amplia. En México, por ejemplo, las mujeres ganan 34.2 por ciento menos que los varones, de acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), cifra que coincide con la estimada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que es de 34.9 por ciento.

Por eso, la lucha de las mujeres busca eliminar esa enorme e injusta brecha. Y mientras unas dan la batalla a través de sus liderazgos, como sociedad tenemos que buscar revertir esa situación de discriminación y desigualdad a través de la educación. Educar en igualdad o equidad de género, que no es otra cosa que reconocer la dignidad de ambos sexos y dar un trato igual sin importar las diferencias físicas.

Y este tipo de educación debe darse desde la infancia, que es cuando se arraigan los valores. Quizá nos sorprenda lo que nuestros niños, niñas y jóvenes piensan en materia de equidad de género, pues la Consulta Infantil y Juvenil que realizó el Instituto Nacional Electoral el año pasado, y en la que participaron más de 5 millones 600 mil menores de edad, arrojó resultados interesantes cuando se abordó ese tema, al que, por cierto, se le dio poca difusión.

La mayoría de los menores de edad opinaron que tanto hombres como mujeres son igual de inteligentes, que ambos pueden realizar las tareas domésticas, que los dos pueden dirigir en el trabajo e, incluso, en el hogar, y consideran que tanto un hombre como una mujer puede gobernar un país.

Algo se ha de estar haciendo bien para modificar la mentalidad de las nuevas generaciones y enfocarla hacia la equidad. Seguir en este camino es tarea de todos: padres de familia, maestros y gobierno. Solo así conseguiremos avanzar hacia un país más igualitario y más justo para las mujeres.

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes