Connect with us

Investigación

Los ineptos

Desprecian la técnica científica por considerarla proveniente de lo privilegiado, se hace a un lado a los especialistas y se les sustituye con ineptos muy honestos. Señor presidente, la ineptitud también es corrupción y tal vez peor que la corrupción misma. Valga la célebre frase mexicana “lo barato sale caro”.

Redacción

Published

on

GianFranco Vidal

Hace algunos días el activista de MORENA, Antonio Attolini, quien recibe mensualmente poco más de $60,000 pesos para realizar proselitismo en favor del partido en el poder, redactó un artículo denominado “Los inútiles”, donde expresa su desprecio y desdén por los intelectuales y académicos que piensan distinto al presidente y a su equipo de trabajo, los acusa de mucho pensar y opinar, pero nunca actuar y participar en las decisiones del gobierno.

Si bien es cierto que muchos pseudointelectuales, tanto de derecha como de izquierda, únicamente expresan su opinión y punto de vista para favorecer a cierto personaje o a cierta ideología, es equívoco pensar que todos aquellos quienes disentimos del presiente y sus ideas seamos los típicos intelectuales de café y charla. Nunca hay que caer en generalizaciones ni en sensacionalismos.

Sin embargo, me permito redactar este artículo nombrado “Los ineptos” porque sería un título acorde al sexenio actual. Desde el principio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se dieron distintos mensajes sobre cómo sería su forma de gobernar, la política interna y externa, la relación con los poderes fácticos y demás. Cabe mencionar que muchos de los funcionarios asignados en la administración federal me parecieron extraordinarios, entre ellos el ex titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, quien además de tener una formación académica y experiencia laboral increíbles, es un hombre íntegro y congruente.

La renuncia de Carlos Urzúa es un indicador puntual de la situación al interior de las entrañas del gobierno de López Obrador, me atrevo a decir que el titular de Hacienda es el segundo hombre más importante de la administración federal, esto solo demuestra lo que los “pseudointelectuales” decían, el gobierno carece de pragmatismo y estrategia técnica para llevar a cabo los grandes proyectos del sexenio. Se han conducido de manera visceral y emocional, añorando los tiempos dorados del llamado “Milagro Mexicano” y coqueteando con el centralismo de las decisiones económicas y políticas la Docena Trágica (Luis Echeverría y José López Portillo).

Desprecian la técnica científica por considerarla proveniente de lo privilegiado, se hace a un lado a los especialistas y se les sustituye con ineptos muy honestos. Señor presidente, la ineptitud también es corrupción y tal vez peor que la corrupción misma. Valga la célebre frase mexicana “lo barato sale caro”.

La política más eficaz es aquella que se sustenta en la técnica y en la evidencia empírica, pero, que no olvida que su fin último es el bienestar de las personas. Una no tiene que estar peleada con la otra, solo conduciendo al país con estrategia, con pragmatismo y con preparación se lograrán las grandes metas del sexenio.

Por el otro lado, Arturo Herrera, nuevo titular de Hacienda, me parece un hombre prudente y capaz de llevar las riendas de las finanzas públicas. Le deseo lo mejor por el bien de México y hago un llamado a darle su lugar a la técnica y al conocimiento por encima de las emociones y las ideologías.

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes