Connect with us

Investigación

POLÍGRAFO POLÍTICO / S.O.S para los medios públicos 

Los medios públicos son instrumentos del Estado, aunque como tal nunca han funcionado en México; más bien han sido un instrumento al servicio del presidente en turno.

Redacción

Published

on

Carla María Petrella 

La década de 1990 representó el primer gran debilitamiento de los medios públicos en México, un proceso que nadie esperaba que fuera a repetirse pero que hoy, con la austeridad del gobierno de la “4T” revive, y al parecer cada día toma mayor fuerza.

En las últimas semanas uno de los temas de la agenda mediática ha sido el de los despidos de reporteros, columnistas y trabajadores de medios públicos, así como la suspensión de programas y la reducción de corresponsales, lo cual se ha sumado a la crítica hacia la línea editorial de los medios que el gobierno tiene aún bajo su control.

Como ocurrió hace 20 años, con el gobierno priista de Zedillo, la discusión de los medios públicos se ha vuelto tema de análisis y reflexión, pues la reducción presupuestal ordenada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador incluye también a estos medios, los cuales se han visto obligados a reducir sus gastos en 30%, al igual que todas las secretarias y entes de gobierno.

El primer caso fue el del IMER, que anunció 240 despidos y la suspensión de dos mil 900 horas de programación. Fue la denuncia de Ricardo Raphael lo que alertó sobre la gravedad del asunto, y el escándalo que se hizo provocó que en unas horas se anunciara la entrega de 20 millones de pesos para frenar la intentona.

Después vino el caso de Notimex, la Agencia Mexicana de Noticias en la que se han dado ya 87 despidos y la reducción de la plantilla de corresponsales. El reclamo fundamental de los trabajadores, que han acudido a pedir ayuda del presidente, es que las liquidaciones que se les ofrecen son del 40% de lo que les corresponde, y que se les ha echado de forma  violenta de las instalaciones, en algunos casos incluso con presencia policial.

Finalmente, el caso de Canal 11 es similar, aunado a que ahí existen fuertes críticas por la línea editorial que está tomando la programación del medio, convirtiéndose cada vez más en una especie de línea adoctrinadora.

Los medios públicos son instrumentos del Estado, aunque como tal nunca han funcionado en México; más bien han sido un instrumento al servicio del presidente en turno. Así pasó durante décadas con el PRI y con el PAN, igual que ahora sucede con Morena, aunque este caso parece ser más grave, debido al personalismo mesianista del  presidente.

Si bien los gobiernos anteriores nunca inyectaron grandes presupuestos a su batería de medios públicos, el actual lleva su debilitamiento al extremo. Con las medidas de austeridad dictadas desde Palacio Nacional  y el interés centrado únicamente en los temas de seguridad y programas sociales, los medios públicos se encaminan a una gran crisis que sólo los puede llevar a dos escenarios: su venta o su desaparición.

Cualquiera que sea la ruta por la que opte el presidente, el gobierno dejará de gastar varios miles de pesos que se pueden sumar a la estrategia de generar el mayor ejército de beneficiarios de programas sociales que ha tenido la historia del país.

Ojalá la tentación no le gane al presidente porque entonces ni el titular del Sistema Público de Radiodifusión, Jenaro Villamil, ni los expertos, ni las redes sociales, salvarán a los medios públicos.

Foto: Rawpixel

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes