Connect with us

Capital Político

El músculo flácido del PRI

Al interior del partido no se dan cuenta de que fue precisamente por corruptos que la gente los dejó.

Redacción

Published

on

Adrián Rueda

A pesar de haber sido borrado en las elecciones de julio de 2018, el PRI dio muestra ayer de que, aunque flácido, presume músculo y una oxidada maquinaria, la que con un poco de aceite quemado arrancó.

Los tricolores ratificaron que lo de las malas artes no se les olvida, y que conservan el toque en eso de la alquimia, pues su candidato se impuso en las urnas por abrumadora mayoría, como en el siglo pasado.

Demostraron que siguen siendo una aplanadora —así sea en versión mini—, lo malo es que las elecciones fueron internas, o sea, entre miembros del otrora partidazo que se quejaron de las triquiñuelas con las que la cúpula impuso a su candidato.

Para nadie era un secreto que la cúpula priista tenía decidido que Alejandro AlitoMoreno, exgobernador de Campeche, sería el nuevo dirigente nacional del PRI, sólo que no contaron con la “indisciplina” de la yucateca Ivonne Ortega.

Las inconformidades en contra de la decisión cupular orillaron a los jerarcas tricolores a organizar elecciones internas, para que la militancia expresara democráticamente en las urnas quién debería dirigirlos hacia la resurrección.

Además de gastar alrededor de ochenta millones de pesos –según dicen– en la organización del proceso, el PRI gastó también el poquísimo crédito que conservaba luego de la paliza recibida en las urnas, pues empleó sus peores mañas en contra de los suyos.

Una constante fue la rasurada que le dieron al padrón, donde ni los dirigentes se encontraron a la hora de ir a votar, pues los listados fueron controlador por el equipo afín a Alito, para garantizar el espontáneo apoyo de la militancia.

Por si alguno de los militantes que sí estuvieron en las listas dudara al final por quién debía votar, junto a ellos aparecía alguien con cien pesotes para que clarificara sus ideas, pues los líderes tenían que completar la cuota de votos ofrecida al futuro líder.

A estas alturas del partido, la verdad es que a nadie le interesa lo que pueda pasar con el PRI, el problema es que al interior parecen no darse cuenta de que fue precisamente por corruptos que la gente los dejó; ahora quienes los dejarán serán sus escasos militantes.

Cierto, ganó Alito —al que la mayoría conoce ya como Amlito—, ¿y ahora qué?

Saldrá a decirle a su militancia que no están muertos y que van a recuperar lo que durante décadas fue de ello, y en una de esas sus militantes se lo creen, ¿pero cuántos son?

Con trabajos les alcanzarían para competir por una presidencia de manzana. No, a quien tendría el Revolucionario Institucional que salir a gritar que los sigue necesitando el país es a los ciudadanos, pero si antes no les creían, pues ni modo que ahora sí.

Bien por el flácido músculo tricolor y su maquinaria oxidada.

CENTAVITOS

Donde hoy se pondrá sabrosa la cosa es en Donceles, pues el Congreso de la Ciudad de México realiza su segundo periodo extraordinario del año para aprobar la Ley de Participación Ciudadana en la que ni los propios morenos creen, menos los ciudadanos, que se presentarán y no precisamente muy contentos.

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes