Connect with us

Investigación

POLÍGRAFO POLÍTICO / Tan diferentes… pero tan iguales

Aunque estos dos personajes parecieran tener poco en común, debido a su disímil pertenencia partidista, a su origen social tan diferente y a que gobiernan la ciudad en momentos históricos por completo distintos, sus historias cada día se van pareciendo más, sobre todo por los malos resultados y las condiciones críticas que lograron imponer en la capital, pero también por la ineficiencia de sus respectivos equipos de seguridad, medio ambiente y contención social.

Redacción

Published

on

Carla María Petrella

El jueves 22 de julio de 1995, el presidente Ernesto Zedillo, en una gira por el Estado de México, defendió al regente, Oscar Espinosa Villareal, al afirmar que el Distrito Federal estaba “en buenas manos”. 24 años después, el 11 de junio de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo lo mismo con la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum al declarar en un mitin en Gustavo A. Madero: “no está sola frente a unos grandulones, abusivos y ventajosos”.

En ambos casos el respaldo que los jefes políticos dieron a sus pupilos, responsables de gobernar en la Ciudad, se debió a temas de seguridad. En el caso de Espinosa, por todos los desastres ocurridos durante sus últimos meses de gestión; en el de Sheinbaum, por los homicidios de jóvenes estudiantes, especialmente el de Norberto Ronquillo, que todavía hoy no se aclara.

Aunque estos dos personajes parecieran tener poco en común, debido a su disímil pertenencia partidista, a su origen social tan diferente y a que gobiernan la ciudad en momentos históricos por completo distintos, sus historias cada día se van pareciendo más, sobre todo por los malos resultados y las condiciones críticas que lograron imponer en la capital, pero también por la ineficiencia de sus respectivos equipos de seguridad, medio ambiente y contención social.

Para ambos personajes la seguridad fue, y es, el talón de Aquiles. Baste saber que en el gobierno del ex priista se cometían 670 delitos diarios en las calles de la ciudad, cifra considerada entonces como la peor en la historia, en tanto que durante los primeros meses del gobierno de la morenista oficialmente se han registrado 711 delitos cada día. El discurso es otro punto de coincidencia, ya que Espinosa afirmó y Sheinbaum afirma “aplicar mano dura para garantizar seguridad en las calles”.

Fueron muchos los errores y omisiones de Espinosa Villareal al frente del entonces DDF; entre otros, haber puesto al mando de la policía a un militar, que aplicó operativos caracterizados por espectaculares despliegues de patrullas y helicópteros, a cargo de grupos de granaderos y cuerpos especiales, como “Zorros” y “Jaguares”. Sin duda el peor de los resultados obtenidos con esa estrategia fue la muerte de seis jóvenes de la colonia Buenos Aires, producto del abuso de los cuerpos especiales de la Secretaría de Seguridad Pública, donde los mandos eran militares.

A Claudia Sheinbaum el tema de seguridad también se le ha convertido en una piedra en el zapato, y a siete meses de gobierno sigue sin poder dar resultados, ni siquiera con la presencia de la Guardia Nacional, nuevas patrullas, cámaras de video vigilancia y las visitas que personalmente realiza a las colonias.

Todos los días, un nuevo incidente salpica de sangre las calles o lastima a la población.

Sin duda, los casos de las jóvenes violadas por policías de la SSC pueden convertirse en la tumba para sus aspiraciones políticas y en uno de sus mayores desastres como autoridad, no sólo debido a la evidente falta de control sobre las policías y la consecuente falta de confianza que ello genera en la ciudadanía, sino, peor aun, debido al rumbo que la autoridad le quiere dar al caso, dejándolo en manos de la víctima, en vez de ejercer una investigación que castigue de manera ejemplar a los culpables.

Si las autoridades de seguridad no entienden que en ellas es que recae la responsabilidad de hacer la investigación y salvaguardar a las víctimas, entonces el concepto de impartición de justicia está evidentemente mal planteado, y ello explica por qué la gente no denuncia casos tan indignantes como el de violaciones cometidas por servidores públicos.

Si la jefa de gobierno incumple y las violaciones quedan sin castigo, el desgobierno se instalará en la ciudad durante los siguientes cinco años y cualquier mujer tendrá un riesgo mayor de ser atacada sexualmente.

Si a todo lo anterior se le suma que en la ciudad ha crecido el robo de celulares, el robo a transeúnte, el robo en transporte y en vehículos, así como los homicidios, las extorsiones y los feminicidios frente al inmovilismo de la autoridad, es perfectamente claro por qué las encuestas hablan de que la gente no se siente segura en esta ciudad y hace una evaluación negativa de la gestión de la jefa de Gobierno.

Pero no sólo en el tema de la seguridad coinciden Espinosa y Sheinbaum. El primero enfrentó una grave crisis en materia de contaminación, como ya le tocó a la segunda, y el ex regente prometió, al igual que la actual jefa de gobierno, poner en orden el transporte, lo cual hasta el día de hoy es sólo eso: una promesa.

Él tuvo que enfrentar problemas con diversas organizaciones sociales que tomaban las calles, y con los ambulantes, cuyo número se multiplicó debido a la crisis económica de 1994. Ella enfrenta el descontento de los damnificados del 19S, a quienes no se les da apoyo ni respuesta a su demanda de vivienda, y también enfrenta el crecimiento desbordado del ambulantaje. Basta circular por el Eje 1 Norte para darse cuenta de que los puestos ocupan ya dos carriles de la vialidad, sin que nadie ponga orden.

Aunque ella fue electa en las urnas y él impuesto por el presidente, hasta el momento los magros resultados de las respectivas acciones de gobierno son prácticamente los mismos, lo cual se ve reflejado en las encuestas. Ahora bien, quizás uno de los puntos en que ambos personajes sí son diferentes es que Sheinbaum tiene más de cinco años para corregir sus errores, ajustar su gabinete y sobre todo darle resultados a la gente, a la que prometió una mejor ciudad. Ya veremos si lo logra.

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes