Connect with us

Investigación

TROYA / Justicia misógina

No puedo quedarme callada ante la envestida que las autoridades federales le están dado a quien fuera también ex jefa de Gobierno del Distrito Federal e integrante de la familia política que actualmente gobierna nuestro país: todos eran los izquierdistas del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Redacción

Published

on

Elena Chávez González

Independientemente de si Rosario Robles Berlanga es o no culpable del desvío de más de cinco mil millones de pesos que eran para las familias más pobre de nuestro país, la justicia se reviste de misoginia en contra de la ex titular de Desarrollo Social y se olvida que en la llamada Estafa Maestra están involucrados un montón de hombres que, hasta el momento, son observadores de cómo queman en leña verde a una mujer que, les guste o no, tiene más valor que ninguno de ellos.

Quizás al salir esta columna ya esté definido el futuro de Robles Berlanga, ya sea que se le deje en libertad o se le procese por el delito que le está imputando la Fiscalía General de la República, a cargo de Alejandro Gertz Manero, quien presume de total independencia en sus actuaciones.

No puedo quedarme callada ante la envestida que las autoridades federales le están dado a quien fuera también ex jefa de Gobierno del Distrito Federal e integrante de la familia política que actualmente gobierna nuestro país: todos eran los izquierdistas del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En la Estafa Maestra que dejó en el desamparo a millones de mexicanos nadie puede decir o asegurar que Rosario Robles se quedó con una mochada de esos miles de millones de pesos, es más, ni siquiera han presentado pruebas donde aparezca la firma de la exfuncionaria autorizando el pago de dinero a las universidades involucradas en este escándalo.

¿Por qué nada más a ella se le acusa? ¿por qué nada más a ella se le cita a declarar ante un juez en un reclusorio? ¿y los hombres qué? Ya está más que dicho, incluso por el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, que nada se mueve sin el conocimiento del mandatario en turno.

Considero que todos los mexicanos, sin importar la ideología que profesamos, sabemos que la corrupción que imperó en la administración pasada fue permitida e incluso hasta solicitada por el expresidente Enrique Peña Nieto, por lo que tendría que ser éste el que estuviera dando cuentas a la justicia del robo descarado de los más de cinco mil millones de pesos, entre otros delitos.

Como siempre suele suceder, es más fácil que un subalterno cargue con las responsabilidades del jefe, y si es mujer mucho mejor, como lo estamos viendo en el caso de Robles Berlanga, quien ha tenido el carácter y la valentía para quedarse en México y enfrentar las acusaciones que si están bien fundamentadas podrían llevarla a vivir al interior de una cárcel.

Estoy de acuerdo en que se castigue a los que cometieron actos de corrupción tan infames como lo es la Estafa Maestra y Odebrecht, lo que no concibo es que todo el aparato del Estado mexicano se vuelque sobre una mujer. Eso, señores, es un acto de misoginia terrible.

Me extraña que las feministas que están en el poder, tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo, no se pronuncien al respecto, ¿por qué en algunos casos hasta se tiran al piso defendiendo al género y en este no?

Si Robles Berlanga es responsable del delito por omisión que pague, pero también que se juzgue con la misma vara a los hombres que operaron la estafa, incluyendo al expresidente Enrique Peña Nieto que goza de total y absoluta tranquilidad y libertad gastándose nuestro dinero en los restaurantes más exclusivos del mundo.

Del “no te preocupes Rosario” que hace un par de años le dijera Peña Nieto a la acusada de la Estafa Maestra ahora hay un total descobijo para la experredista que, al parecer, deberá cargar sola con la incriminación, el desprestigio y todo lo que resulte en los próximos días.

Reitero, no sé si Rosario Robles sea la culpable intelectual, operativa o por omisión, lo que considero injusto es que se vayan con todo contra ella por ser mujer, así lo están dejando ver. Por el bien de este país, del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de las instituciones encargadas de procurar justicia que se castigue al responsable sin pensar en el género.

Por el bien y la tranquilidad de las mujeres todas debieran alzar la voz y exigir un trato justo o en el futuro alguna de las que ostentan el poder también podría ser sacrificada como lo es hoy Rosario Robles.

No quiero vivir en un país donde la justicia es misógina.

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes