Connect with us

Investigación

APUNTES / Previsible meta sin alcanzar para AMLO

Redacción

Published

on

Martín de J. Takagui 

Se cumplió el plazo, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera acudió a la Cámara de Diputados para presentar el paquete económico-fiscal del gobierno, a fin de que sea aprobado, con un estilo propio y puro de la llamada cuarta transformación, en donde la realidad económica de México y del Mundo no tienen más salida que una expectativa totalmente modesta.

A pesar del conservadurismo en las cuentas del gobierno, las cuentas no dejan de ser alegres, pero existen puntos clave que dejan ver un dejo de frustración para las expectativas y las promesas que el presidente Andrés López Obrador anunció y comprometió en su campaña.

No habrá crecimientos del Producto Interno Bruto ni del cuatro ni del siete por ciento, como lo prometió. En este 2019, el crecimiento podría llegar al uno por ciento, si es que las cosas mejoran para el segundo semestre, porque hasta ahora es cero, pero para el 2020, se contempla o se ha fijado una meta de crecimiento de entre 1.5 y 2.5 por ciento, lo cual es verdaderamente optimista. 

Una de las mañas que se le ven al paquete presupuestal que presentó Arturo Herrera en San Lázaro, contempla un precio estimado de la mezcla mexicana del petróleo en 49 dólares, seis unidades por debajo del precio que actualmente se paga por nuestro petróleo, lo cual hace que prever un superávit. 

Además, la política lopezobradorista de primero los pobres atenta contra la clase media, que son quienes pagan la mayor parte de impuestos, que son quienes tienen cuentas bancarias de ahorro y ahí el diente se hincará en los intereses bancarios, además cobrará mayores impuestos a quienes rentan sus casas y quieran demandar a un inquilino.

De igual forma, se prevén acciones punitivas en contra de los evasores de impuestos, habrá una verdadera persecución fiscal, pues se estarán revisando toda clase de declaraciones de impuestos, pues se espera que la recaudación tenga un crecimiento de 3.7 por ciento por encima del cierre de 2019.

López Obrador asegura que vamos muy bien” y que vamos a seguir ampliando el bienestar del pueblo, pues asegura que ha dado resultados claros el combate a la corrupción que ha reiterado, eso ya se acabó”.

El presidente de la República mantiene y amplía los programas de Bienestar y Jóvenes Construyendo Futuro, lo que ocupará 190 mil millones de pesos, sin contar las becas y las universidades de bienestar, impulsando la conformación de una base electoral con la manipulación de los jóvenes.

Pero habrá que preguntar al secretario de Hacienda Arturo Herrera o al presidente de México ¿si ya se acabó la corrupción, en dónde quedaron los 500 mil millones de pesos que habrían de recuperarse para los mexicanos, el presupuesto apenas creció de cinco billones 838 mil 059 millones, a seis billones, 59 mil millones de pesos 221 mil millones de pesos.

Las cuentas no le salen al gobierno de López Obrador, los números no son lo suyo, Carlos Urzúa, secretario de Hacienda dimitente así lo previó, en materia de finanzas públicas y macroeconomía, las cosas no son como se desean, sino como son, no existe el mundo color de rosa como lo describió el entonces candidato hace un año y medio.

Otra de las promesas incumplidas que representa millonarias frustraciones en pesos, es la forma en que prometió el presidente que crecería la plataforma de producción petrolera, cuyo interés era exportar más de dos millones de barriles al día de crudo, pero de acuerdo con las previsiones de la SHCP ésta llegará apenas a un millón 951 mil barriles.

El gobierno austero sí existe, la lucha contra la corrupción también, ahí están a la vista, el problema no es ese, sino que no se ha visto ese dinero que se iba a los corruptos, tampoco se ve a dónde han ido a parar esos recursos que no han gastado todas las dependencias federales con la cancelación de programas, el recorte de personal y la reducción de salarios.

De acuerdo con la ley fiscal, lo que las dependencias no gastan, todo ese subejercicio que ha promovido y obligado el presidente, se tiene que devolver a la Tesorería, que de manera automática, a su vez se envía al ramo 23, que no es más que una forma de llamarle a la otrora partida secreta” de la que el presidente puede disponer sin restricción alguna. Esos son los grandes ahorros.

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes