Connect with us

Investigación

POLÍGRAFO POLÍTICO / Rosa la tenebrosa

Por muchos es sabido que desde un principio a Rosa Icela no le gustó su nombramiento en la ciudad, ya que anhelaba colocarse en el gobierno del “señor presidente”…

Redacción

Published

on

Carla María Petrella

La gobernabilidad es una de las tareas principales que todo secretario de Gobierno debe cumplir. Esos funcionarios son los responsables de mantener el diálogo con los partidos políticos y organizaciones. A ellos les toca atender todo lo relacionado con marchas, manifestaciones y conflictos de tipo político y social. Es por eso, por la propia naturaleza de sus funciones, que muchas veces son ellos los que sufren más desgaste político a lo largo de una administración, y desde el inicio, desde que asumen el cargo, saben muy bien que ese es el riesgo.

Pero en la Ciudad de México parece que nadie le ha explicado a Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Gobierno, cuál es el rol que le corresponde dentro de la administración de Claudia Sheinbaum, pues ha sido completamente omisa en su cumplimiento, dejando caer sobe la jefa de gobierno los costos políticos de todo cuanto sucede o deja de suceder en la ciudad.

En las administraciones perredistas, los titulares de Gobierno jugaron un papel protagónico para mantener el orden en la ciudad. Rosario Robles fue ejemplo de una excelente mancuerna con Cuauhtémoc Cárdenas, pues ella personalmente atendía conflictos y cuando fue necesario se trasladó a los puntos donde organizaciones pretendían cerrar avenidas o hacer desmanes.

Algo similar pasó con Leonel Godoy, Alejandro Encinas, José Ángel Ávila y desde luego Héctor Serrano. Pero el caso de Rosa Icela es diferente. Ella ha definido como prioridad su propio proyecto político personal (busca ser candidata a jefa de Gobierno) y con eso em mente, prefiere no meter las manos en nada que tenga que ver con conflictos en la ciudad. Eso sí: promueve por todos lados su programa de desarme voluntario, que poco ha funcionado.

La consecuencia es que la ciudad está hecha un caos, y la ingobernabilidad a un paso de estallar por varios frentes. Mientras tanto, la titular de Gobierno sigue sin atender a grupos de comerciantes, organizaciones de vivienda, transportistas, damnificados u organizaciones sociales, a menos que no le quede de otra. No hace nada que perjudique su imagen de ”buena” funcionaria”.

Ante tal vacío, Sheinbaum ha tenido que enfrentar todos esos asuntos, pagando el desgaste y costo político que debieran recaer sobre su funcionaria, la cual, al no atender sus obligaciones traiciona la confianza de la jefa de gobierno y lastima sus pretensiones de buscar la presidencia de la República, a pesar de contar con los afectos del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esa deslealtad hacia el proyecto de la 4T en la Ciudad es lo que provoca que la secretaria de Gobierno sea mal vista en el círculo cercano a la jefa de gobierno. Nadie entiende por qué Sheinbaum la mantiene en el cargo. Todos la miran con desconfianza, pues no olvidan que cuando trabajó en el gobierno de Mancera lo traicionó, apoyando a  Morena al actuar como Caballo de Troya.

Por muchos es sabido que desde un principio a Rosa Icela no le gustó su nombramiento en la ciudad, ya que anhelaba colocarse en el gobierno del “señor presidente”, atendiendo el programa de Adultos Mayores o en el DIF, para lo cual esperaba contar con el apoyo de la esposa del mandatario, a quien siempre que puede presume como su “gran amiga”.

Aunque en su momento Rosa Icela fue la responsable de las coordinaciones territoriales en la ciudad, y eso le permitió tener vínculo con funcionarios y áreas de seguridad, nada sabe de cómo dialogar y operar con grupos, y sobre todo desconoce cómo ponerlos bajo control. Seguramente por eso es que desde el inicio evitó meterse en el tema de las marchas.

Con el paso de los meses la funcionaria que por años fue reportera se ha desmarcado de todos los problemas que implica la gobernabilidad de la ciudad, dejando claro que su lealtad no está con la jefa de gobierno, sino con ella misma. 

Eso sí, es experta en vender favores a cuanta persona puede, en colocar a familiares de funcionarios a fin de ganárselos, y generar conflictos y grilla barata donde puede. Lo que pocos saben es que llegado el momento cobrará esos favores buscando apoyo para sus aspiraciones políticas.

Al inicio del gobierno muchos decían que la secretaria se convertiría en la nueva Héctor Serrano, pero luego de nueve meses en el cargo queda mucho a deber. Quizá en lo único en que se parecen es que ambos son personajes tenebrosos.

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes