Connect with us

Capital Político

Destapan en Donceles cloaca morenista

Redacción

Published

on

Adrian Rueda

Una simple petición del perredista Jorge Gaviño para que el Congreso de la Ciudad de México le hiciera un extrañamiento a la alcaldesa Layda Sansores —la regañara, pues—, destapó no sólo la profunda división interna de Morena, sino una cloaca por las plazas.

El miércoles pasado, la alcaldesa de Álvaro Obregón fue citada en Donceles para hablar de su trabajo en la alcaldía. Layda llegó cantando Lo pasado, pasado, de José José, y entregó un archivo encriptado, que resultó contener dos cuartillas y media de datos incongruentes.

Los diputados, encabezados por la morenista Guadalupe Morales, le pidieron un poco de seriedad e incluso el PAN le advirtió sobre el riesgo de caer en subejercicio, a lo que la funcionaria respondió con insultos y los llamó “miopes”.

Fue por eso que ayer Gaviño pidió en tribuna que se le hiciera un regaño público a Layda, lo cual fue motivo suficiente para que la morena Valentina Batres se pusiera como fiera en defensa de la alcaldesa, a quien no quería que le tocaran ni un pelo.

Todas las fracciones se unieron, pues Morales dijo que la alcaldesa no sólo le había faltado el respeto a ella y a los diputados de la comisión, sino a todo el Congreso, pues estaban en su representación.

Al final, todos votaron a favor del punto de Gaviño y solamente Batres levantó la mano cuando preguntaron quién estaba en contra. Algunas, como Guadalupe Chavira, les dio frío y prefirieron abstenerse, pues a su lado estaba atenta Valentina.

Ese debate destapó, primero, que los morenos siguen bien partidos, pues antes de votar se reunieron por bloques —uno encabezado por José Luis Rodríguez— para dejar sola a Valentina, quien se ve ya muy disminuida.

Y segundo —que es lo más interesante— desnudó los acuerdos que algunos diputados morenos tienen con Layda para ocupar plazas de trabajo en Álvaro Obregón, y una de ellas es… ¡le atinaron!, Batres.

Desde la misma tribuna, su compañera Morales lo dejó entrever y desde tierras obregonenses lo confirmaron: su equipo cobra allá.

Otro que está bien metido, y que por cierto huyó de la sesión para no votar el punto en contra de Layda, es Ricardo El Mandibulín Ruiz, pues, seguramente, se enteró que alguien había soltado el nombre de Diana Benítez como aviadora obregonense.

¿Quién es Diana? Pues nada menos que la esposa de Ruiz, que está inscrita en la nómina del área de Ecología de esa demarcación.

Pero como El Mandibulín sabe corresponder favores, pagó al contratar como su secretaria particular a Yuri Hernández, que para más señas es esposa de Alberto Esteva, director de Administración en Álvaro Obregón y mano derecha de Layda para los dineros.

Quizá a eso se refería la diputada Morales cuando preguntó a los diputados si alguno de ellos tenía un intercambio de plazas entre el Congreso y las alcaldías.

 CENTAVITOS

Y hablando de la diputada Morales, que el martes fue acusada por Layda de hablar en su contra porque a su hermana la corrieron de Ventanilla Única de la alcaldía, ya se supo que la hermana —María Eugenia— trabajaba ahí desde hace más de 15 años y que la actual administración corrió a todos los de Ventanilla Única, para darle el espacio a gente de Mauricio Toledo proveniente de Coyoacán. Toda una cloaca morenista.

Lo nuestro es la #política en la #CDMX; si en verdad te late la grilla chilanga en las redes, visita nuestra página: http://elinfluyente.mx

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes