Connect with us

Capital Político

La novatez de García Harfuch

Adrián Rueda

Published

on

Cuando Raymundo Collins llegó como secretario de Seguridad Pública de la capital, en julio de 2018, lo primero que hizo fue preguntar entre sus mandos quiénes tenían “compromisos” con la maña, porque no los iba a tolerar.

A quienes tenían “acuerdos” que no iban a poder romper, les pidió renunciar y pasarse del otro lado; a quienes se quedaron les advirtió que si los pescaba en malos pasos iría tras ellos.

Fue una forma de “purificar” por unos meses las filas policiacas, hasta que entregó el puesto en diciembre pasado.

En los pocos meses que estuvo al frente golpeó a los cárteles de Tepito y aumentó el número de detenciones. Su mano se notó de inmediato e, incluso cuando llegó Claudia Sheinbaum al Gobierno de la CDXM muchos le recomendaron conservarlo.

La jefa de Gobierno se decidió por traer a Jesús Orta Martínez, con los resultados por todos conocidos, y que si en realidad se dedicara a rascarle un poquito a esa gestión, encontraría verdaderas perlas en contratos de servicios.

La llegada del joven Omar García Harfuch —proveniente de una familia relacionada con los cuerpos de seguridad—, levantó expectativas y dio esperanza a los capitalinos de que las cosas mejorarían en la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Y nadie duda que le sabe a los temas de inteligencia policial y que llega con ganas, pero tiene un grave problema: es un funcionario novato en la política, que no conoce el terreno que pisa entre la granja morenista, y que si no se cuida la grilla lo puede acabar.

Si bien es una esperanza para los capitalinos, García Harfuch tiene enemigos poderosos no sólo al interior de la Policía o de la Procuraduría de Justicia, sino en el propio gabinete de Sheinbaum, donde no es bien visto por los responsables de algunas áreas.

Si el jefe policiaco pensó que solamente tendría que hacer su tarea de combatir a los malosos en la calle, se equivocó, pues sus mayores enemigos los tiene en casa.

Cuestión de repasar nombres de anteriores secretarios de Seguridad Pública para darse cuenta del tipo de cargo que le cayó. Por ese puesto pasaron en los últimos tiempos gente como Marcelo EbrardJoel Ortega y el propio Collins.

Independientemente de sus habilidades y conocimientos, todos ellos le sabían bien a la política y por eso no sólo controlaron a los malosos, sino se fortalecieron en la grilla; es un puesto político.

Así que el golpe al primer gran operativo de García Harfuch en Tepito tiene que ver más con la grilla, que con sus capacidades policiacas. Debe aprender, y rápido, a jugar en los pantanos de la polaca.

CENTAVITOS

Bueno sería saber a qué santo le reza el matrimonio Bejarano-Padierna, pues los casos judiciales emblemáticos le están cayendo al nuevo sobrino favorito: el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna. El caso de Rosario Robles —enemiga histórica del matrimonio— le toco a él luego de un sorteo y Chayo está en la cárcel llevando su juicio, que tendría que llevarlo en libertad. El sorteo volvió a favorecer al sobrino con el super-golpe contra la Unión Tepito y liberó a 27 de los 32 detenidos en el operativo. Santas coincidencias, pues la Unión creció en la Cuauhtémoc, donde gobernó su tía Lola y a donde quiere volver como alcaldesa en 2021. Claro, además del raspón a Claudia, que dicen no ha cumplido acuerdos al viejo profesor de las ligas.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes