Connect with us

Criando Cuervos

Las dos Morenas de Mario

Avatar

Published

on

Javier Ramírez

La aprobación del paquete económico 2020 en la Cámara de Diputados dejó ver que el coordinador parlamentario de los legisladores federales de la mayoría, Mario Delgado, no las trae todas consigo.

En pocas palabras, el resultado de la aprobación de la Miscelánea Fiscal, de la Ley de Derechos Federales, la Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos y la Ley de Ingresos, fue un verdadero desgarriate para Morena.

Cual aplanadora, que es la única forma como pueden sacar adelante sus iniciativas y planchar a la oposición, así sacaron varias polémicas modificaciones a las leyes que regirán el ingreso de la Federación para el próximo año.

Se aventaron la puntada de querer regularizar los autos chocolate como una forma de hacerse de hasta 50 mil millones de pesos que pretendían etiquetar para que se fueran al sector agrario, pero el Senado se los tumbó.

Y aunque la iniciativa no abría la puerta para la entrada de más autos ilegales, sino sólo clavarle el diente a los que ya están en territorio nacional, de tal suerte que no se convirtiera la medida en una competencia para la industria automotriz nacional, pues de todas formas se las echaron abajo.

En la Cámara de Diputados tuvieron “el valor”, otros dirían que la desfachatez, de convocar a una conferencia de prensa para “llamar al Senado” a que les hiciera lo que ellos no pudieron, o no quisieron pagar el costo político de hacerlo: gravar más allá de la inflación con el IEPS las bebidas azucaradas, tabaco y alcohol.

Los diputados quisieron poner orden, dicen ellos, en el aprovechamiento de las concesiones de aguas nacionales y cobrar después de cierta cantidad de uso, y tampoco pudo prosperar.

Sin embargo, esta disposición en particular llamó la atención, no tanto por el esquema propuesto, y si significaba faltar a los deseos de su jefe máximo de Palacio Nacional de no crear nuevos impuestos o subir los actuales, sino porque enfrentó a Morena con Morena.

Sí, así como lo lee, el miércoles de la semana pasada salió el diputado moreno Javier Lamarque a decir que no le dieron la información completa y pues era necesario “reconsiderar” la intención de cobrar el agua a los campesinos y así se lo hizo saber a los senadores.

Esquivo y sin un atisbo de autocrítica, jamás quiso reconocer el hecho como un error, ni de él ni de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público; “hay que reconsiderar” machacó y machacó hasta que hartó.

Pero al día siguiente salió nada más ni nada menos que el poderoso diputado presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, el ex barzonista, Alfonso Ramírez Cuéllar, y refutó todo lo dicho por su compañero de bancada hacía apenas 24 horas antes.

Ramírez Cuéllar defendió la reserva que cobraba el agua a los productores del campo no tanto por el dinero que representaba para las arcas del gobierno, -poco más de 550 millones de pesos- sino porque era el primer paso para ordenar el sector.

Acusó al Consejo Coordinador Empresarial de encabezar las protestas y a quienes se opusieron a ello, de ser un pequeño grupo de millonarios que se roban el agua.

Dos visiones completamente distintas dentro de un mismo partido, que para colmo es la mayoría en el Congreso, y sobre un tema de vital trascendencia como es el paquete económico.

¿Y el coordinador Delgado que dijo ante la contradicción de los suyos?…pues el diputado anda muy ocupado con el pleito por la dirigencia nacional de Morena como para distraerse con temas en los que los morenos sólo deberían de levantar la mano para aprobarlos.

Piquete de ojos

Se había anunciado marchas y un nuevo sitio a Cámara de Diputados por parte de campesinos en cuanto iniciara el análisis del presupuesto de egresos para el próximo año.

Se vaticinaban muchas dificultades para que los legisladores pudieran sacara adelante su obligación, no sin ceder a las presiones y exigencias de más recurso para el sector agrícola.

Pero ahora los campesinos han decidido que la iniciativa de presupuesto de egresos pase tal cual, los diputados que los representan fueron convenidos a que ya no pelearan por más recursos.

Eraclio Rodríguez, el diputado más visible en esa lucha, anunció el fin de las manifestaciones y los bloqueos a la Cámara, y no es que ya estén con una sonrisa, en un mundo feliz, feliz, feliz.

No, ahora, ante la situación tan complicada que prevén, se repliegan, dejarán de invertir, por lo tanto de producir, se dedicarán al auto consumo, y dejarán que el gobierno asuma la responsabilidad de sus pésimas decisiones presupuestales.

El resultado no será la autosuficiencia alimentaria tan pregonada, sino todo lo contrario, la dependencia cada vez mayor de los productos importados.

El diputado Rodríguez lo dijo claro: “nosotros ahora como los empresarios, esperaremos mejores tiempos”, y viniendo de un integrante de la mayoría de Morena en San Lázaro, pues sí debe de doler, porque se supone que los mejores tiempos llegaron con YSQ.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes