Connect with us

Capital Político

Claudia y su bata blanca

Es hora que en los momentos difíciles de su administración ninguno de sus alcaldes ha salido a dar la cara por ella

Adrián Rueda

Published

on

Adrián Rueda

Termina el primer año de Claudia Sheinbaum al frente del Gobierno de la Ciudad de México y es hora que en los momentos difíciles de su administración ninguno de sus alcaldes ha salido a dar la cara por ella.

Han sido varias las situaciones, sobre todo de inseguridad pública y falta de servicios, y nadie dijo esta boca es mía. Dejaron que la funcionaria absorbiera todos los impactos, lo cual ha pegado en la opinión pública que actualmente hay sobre ella.

Si acaso el único que públicamente la ha apoyado, al menos en temas como el de la Guardia Nacional, es Santiago Taboada, de Benito Juárez, que ni de Morena es, y quizá Julio César Moreno, de Venustiano Carranza, que tampoco es pejista; nadie más.

Por el contrario, quienes encabezaban las alcaldías en Gustavo A. Madero, Tláhuac, Xochimilco, Tlalpan, Álvaro Obregón, Iztapalapa y Magdalena Contreras, entre otras, le suman constantemente problemas que Sheinbaum hace suyos.

Esto viene a cuento porque, en su más reciente encuesta, México Evalúa pone a Claudia en el lugar 20 de 32 gobernantes del país, con apenas 39% de aprobación, que en términos reales quiere decir que seis de cada 10 capitalinos la reprueban.

Y por mucho que ella misma diga —lo hizo ayer— que la capital va requetebién, la realidad es que la encuesta la ubica abajo incluso del poblano Miguel Barbosa y del veracruzano Cuitláhuac García, y apenas encima del morelense Cuauhtémoc Blanco.

Eso sí debe calentar, pues la calificación está a la vista de todos, y no abona en nada a las aspiraciones políticas que la jefa de Gobierno pueda tener más adelante, cuando termine su actual encomienda.

Ya pasaron diez meses de haber tomado las riendas del gobierno y no se ve que Sheinbaum haya aprendido nada de política, lo cual es grave, pues, a estas alturas, su careta de científica ya no le ayuda.

Los ciudadanos se cansaron de oír que los graves problemas que vive a diario la capital son por culpa de los que se fueron; le exigen ya resultados y no explicaciones.

Y en el Congreso de la Ciudad de México ni qué decir; en el Zócalo no confían en Ricardo Ruiz, pero es al que les impusieron, por lo que tienen que hacer malabares para medio sacar sus temas, y eso que tienen una mayoría aplastante con la que, en teoría, podrían hacerlo.

Como que ya va siendo hora de que Claudia cuelgue la bata blanca de científica y se ponga el traje de política para que la empiecen a respetar… y a temer, pues en este tema cojea de los dos pies.

CENTAVITOS

A la 4T le cayó del cielo el perfecto distractor de los graves problemas que enfrenta el país: la caída del presidente boliviano Evo Morales. Y es que ningún funcionario mexicano puede usar un avión del gobierno, pero sí lo usan para traer los restos de José José… y los restos políticos de Evo, que son un regalito para desviar los temas nacionales. La 4T, en escuadrón, se lanzó ayer a defender al boliviano, que se había reelegido cuatro veces en su país, con todo y caída del sistema… y eso que los pejistas dicen que para nada están de acuerdo con las prácticas reeleccionistas.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes