Connect with us

Capital Político

Corrigen la plana a Mandibulín

Y es que quienes llegan al gobierno siempre hacen lo mismo, sean del partido que sean.

Adrián Rueda

Published

on

Juraban que todos iban unidos en torno al proyecto de la 4T en la capital, pero, a pesar de ello, fue necesario que la fracción de Morena en Donceles hiciera una “reunión plenaria” a mitad de semana, y todo para que cada quien dejara de jalar por su lado.

El evidente descontrol que Ricardo El Mandibulín Ruiz trae en el grupo, obligó a que José Luis Rodríguez —que en el papel es el segundo en el mando, pero que en realidad es a quien le hacen caso— propiciara una reunión urgente para aclarar paradas.

Se supone que todas las fracciones se reúnen en pleno antes de cada periodo legislativo para discutir su agenda y ponerse de acuerdo, pero desde el inicio de la actual legislatura la granja morena ha sido un auténtico mercado.

Nadie respeta a su coordinador y Claudia Sheinbaum ha tenido que recurrir a otros diputados de su fracción —incluso a algunos de oposición— para sacar sus temas, porque dicen que El Mandibulín sólo es bueno para anotarse en las fotos, pero nada más.

En su nueva plenaria, la granja acordó —entre otras cosas— proponer una reducción de las prerrogativas a los partidos políticos, a fin de ahogarlos económicamente rumbo a las elecciones intermedias, donde los morenos temen no traerlas todas consigo.

Es claro que la oposición en la capital fue apaleada y reducida casi a cero, excepto los del PAN, que, aunque también fueron zarandeados, capotearon más o menos el temporal y se ven con posibilidades de reputar en 2021.

El tema es que para ello necesitan dinero, mucho dinero, y es ahí donde los morenos le quieren pegar a todos, con el argumento de que los partidos deben amarrase el cinturón.

Porque, aunque la reducción será para todos, Morena tendrá más presupuesto porque obtuvo más votos que los demás, amén de todo el apoyo que a través de la jefatura de Gobierno y de las alcaldías recibirá para el proceso electoral.

Y es que quienes llegan al gobierno siempre hacen lo mismo, sean del partido que sean. Pero así como están gobernando en la capital, los pejistas deben pensar que en próximas elecciones se pueden revertir los resultados, y quienes se quedarían sin dinero serían ellos.

Porque los capitalinos son ciudadanos altamente politizados y ya demostraron que saben castigar en las urnas las fallas de sus gobernantes, sin importar que las autoridades armen clientelas electorales con dádivas, como lo está haciendo este gobierno.

CENTAVITOS

A ver si no por andar de lucido, Omar García Harfuch termina chamaqueado, pues ayer propuso que en la nueva Ley Orgánica de la Secretaría de Seguridad Ciudadana se incluya una policía auxiliar del Ministerio Público. O sea, que sus pitufos pueden formar una policía de inteligencia que los faculte a integrar carpetas de investigación. Y no es que esté mal la propuesta, lo que pasa es que es una vil copia de los sistemas gringos, e incluso de los de Chihuahua y Querétaro, donde la policía preventiva depende de la Fiscalía, no de la Secretaría. Eso sin contar que ya los diputados lo habían propuesto, así que no es ninguna novedad, más bien parece que Omar sólo quiere saludar con sombrero ajeno, y en una de ésas desde la Fiscalía le arrebatan el control.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes