Connect with us

Economía para Principiantes

Hacienda y el FEIP

Pablo Trejo

Published

on

Hacienda

Pablo Trejo

Cada año, cuando el Congreso de la Unión aprueba la Ley de Ingresos, lo hace basándose en un escenario de supuestos, es decir, sobre estimados y proyecciones en diferentes variables, tales como la proyección de los precios del petróleo y el cumplimiento ciudadano de sus obligaciones fiscales. Si el petróleo sube de precio, o si toda la ciudadanía cumple con el pago de impuestos, los ingresos rebasarían las estimaciones, lo que no representaría ningún problema. En cambio, si por cualquier razón los ingresos son inferiores a lo estimado, será necesario echar mano de una serie de medidas de ajuste.

La primer medida es recurrir al Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP), que es un ahorro del que dispone el Estado Mexicano que justamente tiene como objetivo, “aminorar el efecto sobre las finanzas públicas y la economía nacional cuando ocurran disminuciones de los ingresos del Gobierno Federal respecto a los estimados en la Ley de Ingresos, para propiciar condiciones que permitan cubrir el gasto previsto en el Presupuesto de Egresos

El FEIP tiene su antecedente en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros, creado en los años de bonanza en los que los precios se encontraban por las nubes, y que se diseño para prevenir la caída de los mismos. En el año 2014, en el marco de la Reforma Energética, la Secretaría de Hacienda modificó su esquema (que no su denominación como FEIP) y sus reglas de operación para convertirlo en lo que es ahora.

Al cierre del mes de marzo, El “guardadito” del FEIP, contaba con 259 mil millones de pesos, llegando a su tope al cierre de junio, con 296 mil millones. Tan solo durante el mes de septiembre, se echó mano de 149 mil millones, por lo que nos queda un saldo de 110 mil millones para acabar el año.

Si la tendencia del mes de septiembre se mantiene (aún no existen cifras oficiales para el mes de octubre), los recursos remanentes en la cuenta, no serán suficientes, por lo que será necesario a recurrir a medidas correctivas adicionales, por lo que entraríamos al escenario de los recortes presupuestales, lo que generaría una sensación de austeridad extrema, y haría más evidente la problemática. En la actualidad, casi nadie conoce de la existencia y el uso del Fondo, por lo que su aplicación ha resultado imperceptible al grueso de la ciudadanía; sin embargo, si se habla de recortes, la noticia se expendería rápidamente.

Nos encontramos en el último trimestre del año, y a estas alturas, la Secretaría de Finanzas cuenta con todos los elementos para saber en donde se registran sub ejercicios en el ejercicio del presupuesto, por lo que podría iniciar un proceso de ajuste y reasignación de los mismos, lo que le daría un buen margen de maniobra para evitar los recortes mediante un redireccionamiento de las “economías” disfrazadas.

Recortar alude a quitar algo del total planeado, mientras que redistribuir significa quitar de donde sobra para colocarlo en donde falte, lo que a nuestro juicio, resulta mucho más sensato.

 

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes