Connect with us

Capital Político

Un florero en Donceles

Nadie en su sano juicio aceptaría una orden de alguien al que le anunciaron que sólo estará en la coordinación de la bancada por tres semanas

Adrián Rueda

Published

on

Si nunca ha sido tomado en cuenta para las decisiones importantes en el Congreso de la Ciudad de México, ahora que le dieron una fecha fatal para su destitución, Ricardo Ruiz pasó a ser un auténtico florero de la 4T.

Nadie en su sano juicio aceptaría una orden de alguien al que le anunciaron que sólo estará en la coordinación de la bancada de Morena por tres semanas, pues cualquier cosa que diga carece del respaldo de quienes en realidad mandan.

Las cosas importantes del segundo periodo legislativo en Donceles, que finaliza el próximo mes, se definirán desde el edificio del Antiguo Ayuntamiento, y la instrucción la bajarán a través de cualquier diputado, menos de Ruiz, quien quedó desactivado.

Al hacer un berrinche y renunciar por WhatsApp a la coordinación de Morena en el Congreso de la CDMX —aunque, al final, no lo hayan dejado irse—, el legislador puso el último clavo en su ataúd, pues perdió cualquier interlocución política.

Y el problema para los morenos es serio, lo mismo que para la propia Claudia Sheinbaum, pues detrás de esta disputa no están solamente los grupos de José Luis Rodríguez y Valentina Batres —que son los más fuertes—, sino manos ajenas a Donceles.

Es bien sabido que, con todo y ser la jefa de Gobierno, ni la propia Claudia tiene el control de la bancada, pues hay actores externos de Morena que están moviendo sus piezas para desestabilizar a su administración y no dejarla crecer rumbo a 2024.

La decisión de darle vida artificial a Ruiz fue la correcta en estos momentos, pues una guerra abierta entre los grupos internos que se disputan el liderazgo legislativo en la capital hubiera acabado en una profunda división, mucho peor de la que se vive hoy en la 4T.

Cierto que su coordinador será de ornato —un florero, dijera El Peje—, pero es preferible a fortalecer un grupo y debilitar la masa de votos, indispensable ante los grandes retos que vienen durante el resto del actual periodo legislativo.

Ojalá desde la Secretaría de Gobierno hayan atendido los consejos de cultivar una buena relación con actores importantes de la oposición, por donde seguramente será más fácil hacer transitar alguna iniciativa, que si quieren seguir la vía de los morenos.

Una vez clausurado el actual periodo, y ya con el Presupuesto 2020 para la CDMX firmado, seguramente quitarán las correas a las tribus y se enfrascarán en una pelea interna a muerte… claro, a menos que los puestos administrativos alcancen para calmar a todos.

Porque no es un secreto que los morenos luchan por el dinero y los contratos del millonario presupuesto del Congreso de la CDMX, no por la democracia.

Así que, en un estado de guerra —como el que se vive en Donceles—, la participación de Ruiz será la de un auténtico florero, por cierto, muy despostillado.

CENTAVITOS

Que fueron violentas, a nadie sorprendió; que hicieron destrozos, era lo esperado, pero lo que sí sorprendió fue el operativo para encauzar la marcha en protesta contra la violencia hacia las mujeres. Si bien es cierto que hicieron de las suyas, la manifestación jamás se salió de control y ahí sí se vio que la Policía Preventiva se preparó para evitar daños mayores. En defensa de Claudia hay que reconocer que los destrozos se los hubieran hecho al PRI, al PAN o al PRD.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes