Connect with us

Economía para Principiantes

El Congreso debe ayudar al presidente

El Congreso debe ayudar al presidente y no llevarlo a nuevos desafíos.

Pablo Trejo

Published

on

Pablo Trejo

¿Qué sucedería si de pronto nos dijeran en nuestro trabajo que el salario que percibimos mes a mes, se va a reducir, debido a que los dueños de la compañía se dieron cuenta de que estamos vendiendo menos productos de lo que teníamos proyectado? Seguramente tendríamos que tomar medidas emergentes de contención, porque no estaríamos en condición es de gastar lo que veníamos gastando, a menos que recurriéramos a algún préstamo, o algo por el estilo.

Ahora, traslademos ese escenario a nuestra realidad nacional y a los ingresos de nuestra empresa consentida. Durante el pasado mes de octubre, los ingresos provenientes de la actividad petrolera en nuestro país, se redujeron en un 40 por ciento en términos reales con respecto al mismo mes del año anterior, y esos datos duros, no son estimados, son cifras oficiales de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público

Si consideramos que los ingresos derivados de la renta petrolera, representan aproximadamente el trece por ciento de los ingresos totales del gobierno federal, podemos darnos cuenta de que no estamos frente a un escenario muy esperanzador. Si las cifras de octubre, son dramáticas, las cifras anualizadas no contribuyen a calmar el pesimismo. Durante el lapso que va de enero a octubre, los ingresos petroleros, se redujeron en un 8.3 por ciento respecto al mismo lapso en 2018.

¿Cómo puede estar sucediendo eso? ¿Podría ser que nuestros diputados hayan estimado mal al hacer los cálculos que terminaron por integrarse al Presupuesto de Egresos de la Federación? ¿Sucedió algo a lo largo del año que pueda explicar la disminución de ingresos? Por que solo puede haber tres explicaciones a este fenómeno: a) estamos produciendo menos; b) estamos vendiendo menos y c) estamos vendiendo más barato.

Debido a que los precios se han mantenido más o menos estables, la explicación se reduce a dos vertientes: en 2019 estamos produciendo menos petróleo que en 2018, lo que es un contrasentido a las expectativas que generó la Reforma Energética. ¿No se supone que con esa Reforma Estructural estaríamos produciendo más barriles? Ahí hace falta una explicación técnica, porque de no obtenerla, no podrá existir confianza sobre los estimados para 2020. ¿Quién nos puede decir que no estamos sobre estimando los ingresos para el próximo año?

En la perspectiva global, la disminución de ingresos petroleros genera varias consecuencias en la macroeconomía mexicana, y que pueden explicarse así: menores ingresos generan menores impuestos, lo que merma nuestra capacidad de gasto, y si gastamos menos, luego entonces, compraremos menos, y si compramos menos, se generan menos empleos.

No se necesita ser un conspicuo economista para poder darnos cuenta el porqué nuestra economía no crecerá durante este año. La responsabilidad de que ello esté pasando, no puede achacársele en exclusiva al ejecutivo, pero la forma en que se maneja ello, sí, por lo que López Obrador enfrenta un futuro complicado en la materia, pero si no cuenta con la información adecuada, será difícil tomar decisiones acertadas. El Congreso debe ayudar al presidente y no llevarlo a nuevos desafíos.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes