Connect with us

Capital Político

Inutiliza Morena el Congreso

Los diputados de Morena y su gobierno desaparecieron de un plumazo, las facultades legislativas del Congreso de la Ciudad de México

Adrián Rueda

Published

on

Adrián Rueda

En una metida de pata más, debido a las grillas y falta de pericia de su bancada, los diputados de Morena y su gobierno desaparecieron de un plumazo, las facultades legislativas del Congreso de la Ciudad de México.

Luego de aprobar la última semana de noviembre una modificación al artículo 30 de la Constitución capitalina, a fin de incluir al Tribunal de Justicia Administrativa como órgano facultado para promover iniciativas, los diputados eliminaron sus propias facultades.

Y es que en el dictamen aprobado por el Congreso y publicado el 27 de noviembre en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, desaparecieron los siete numerales que establecen la presentación, discusión y aprobación de las leyes, sin los cuales no tendrían validez.

Aunque pareciera una distracción sin importancia, lo que incluso motivó a Morena y sus aliados a promover una “fe de erratas” para que se agreguen estos numerales, quienes saben del asunto dicen que eso no es legal.

Se trata de una modificación constitucional y para ello se elaboró, discutió y se aprobó un dictamen, publicado por el Gobierno de la CDMX, por lo que una “corrección” no basta; se tendría que elaborar y votar otro dictamen para modificar el anterior.

Y como la propia Constitución prohíbe cambiar un artículo en el mismo periodo en el que se solicita, los diputados tendrían que proponerlo antes del 15 de diciembre, y se podría discutir y aprobar hasta el siguiente periodo, en febrero próximo.

¿Qué significaría esta pifia morena?

Pues que toda ley que hayan aprobado a partir del 27 de noviembre pasado podría ser impugnada por cualquier ciudadano por carecer de sustento legal, lo que incluiría –entre otras cosas– el Presupuesto 2020 para la capital, con todo y sus nuevos impuestos.

A los morenos se les hace muy fácil enviar “fe de erratas” para cada regada legislativa –que son muy seguidas–, pero también está la actuación del consejero jurídico, Héctor Villegas, que se supone revisa la viabilidad legal antes de publicarlo.

No es la primera vez que tanto los diputados morenos como el propio Villegas son exhibidos por inoperantes, pero están tan metidos en sus grillas internas, que descuidan el trabajo y podrían causar un problemón no sólo a Claudia Sheinbaum sino a la capital.

Porque si no limpian su tiradero, en una de esas los diputados ni siquiera estarían facultados para dictaminar el nombramiento de quien será responsable de la primera Fiscalía General de la Ciudad de México.

Los morenos ratifican por qué les llaman tablajeros de la Constitución.

CENTAVITOS…

A muchos les pareció raro que cuando Eduardo Santillán mencionó la colaboración de su colega Paula Soto en la elaboración de la llamada Ley Olimpia, que castiga la violencia digital contra de las mujeres, nadie aplaudió.
Es más, fue muy raro que la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género –quien se autodefine como la feminista número uno en Donceles– ni siquiera haya estado en la aprobación de tan importante iniciativa. La respuesta la dieron las mismas mujeres que impulsaron la Ley Olimpia, quienes dieron a conocer audios y videos donde Soto las maltrata y las obliga a borrar toda grabación de las pláticas con ellas, a pesar de que su petición era ilegal. Como sabía que sería repudiada, la feminista tuvo pavor a las mujeres que presume defender.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes