Connect with us

Economía para Principiantes

La importancia de redistribuir la riqueza

La salida a la crisis actual del capitalismo y a la crisis demográfica que se avecina, sigue estando en la redistribución de la riqueza entre los más ricos y los más pobres.

Pablo Trejo

Published

on

Pablo Trejo

Hace unos días, tuvimos la oportunidad de revisar el “Informe Perspectivas de la Población Mundial 2019: Aspectos Destacados”, publicado por la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. El documento nos ofrece una perspectiva acerca de las tendencias, pero sobre todo de las perspectivas en el crecimiento demográfico global.

Para nadie es un secreto que muchos de los países más desarrollados en el mundo, están entrando en una espiral demográfica complicada, ya que el promedio de edad de su población ha aumentado considerablemente, y los nacimientos cada vez son más escasos; Japón, Noruega, Islandia, e incluso China, un país famoso por el tamaño de su población, son ejemplo de la baja en sus tasas de natalidad y envejecimiento de su población.

El reporte indica que “…para 2050, una de cada seis personas en el mundo (16% de la población) tendrá más de 65 años, en comparación con una de cada 11 en 2019 (9%); y una de cada cuatro personas viviendo en Europa y América del Norte podría tener 65 años y más. En 2018, por primera vez en la historia, las personas de 65 años o más a nivel mundial superaron en número a los niños menores de cinco años. Se proyecta que el número de personas de 80 años o más se triplicará, de 143 millones en 2019 a 426 millones en 2050”.

¿Qué implicaciones tiene que la población mundial envejezca y que la tasa de natalidad disminuya? Ese tema había sido abordado hace 80 años por uno de los economistas más notables de todos los tiempos, John Maynard Keynes, quién advirtió que “la disminución de las poblaciones acarreará desagradables efectos económicos secundarios”

 La lógica de Keyness se basa en elementos muy simples: si la población envejece, las tasas de mortandad estarán por encima de las de natalidad, lo que ocasionará una disminución en la población mundial, y al existir menos personas, se necesitarán menos productos y menos alimentos, y por ello, la consecuencia será que se necesite menos fuerza de trabajo para producirlos, por lo que aumentarían las tasas de desempleo y el tamaño de la economía disminuiría también.

Keynes fue un economista destacado, por ofrecer soluciones controversiales en su época. Su respuesta a la crisis demográfica fue la siguiente: “yo sostengo que, con una población a la baja, seremos absolutamente dependientes, para el mantenimiento de la prosperidad y de la paz civil, en las políticas de aumento del consumo mediante una distribución más equitativa de los ingresos”

La respuesta de Keynes, es vigente y está en sintonía con el pensamiento de varios de los economistas de más renombre en la actualidad como Thomas Piketty o Joseph Stiglitz, y es también coincidente con uno de los principales postulados de Andrés Manuel López Obrador. La salida a la crisis actual del capitalismo y a la crisis demográfica que se avecina, sigue estando en la redistribución de la riqueza entre los más ricos y los más pobres.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes