Connect with us

Economía para Principiantes

Las crisis polarizan y acentúan las desigualdades

Las crisis acentúan las desigualdades y polarizan

Pablo Trejo

Published

on

Pablo Trejo

La semana anterior nos referíamos a esa nueva forma de analizar la economía, incluyéndole el factor intangible de la conducta humana a la hora de tomar decisiones, lo que provoca que no todas sean racionales, y eso genera distorsiones en los mercados. De ahí que algunos consumidores con la capacidad económica suficiente, adquieran muchos más productos de los que realmente necesitan, especialmente en épocas de crisis como la que estamos atravesando.

Desafortunadamente, esas distorsiones también se traducen en un incremento en la brecha de la desigualdad entre quienes todo lo tienen y quienes de todo carecen. Las crisis acentúan las desigualdades y polarizan. Por una parte, se encuentran aquellos que cuentan con la fortuna de un ingreso fijo y seguro, como el sector de la burocracia, ya que la esfera pública no planteará un recorte de plazas o una disminución de salarios -al menos en el corto plazo-; en ese mismo grupo, se encuentran algunos trabajadores de la iniciativa privada, pero solo en aquellas empresas en las que exista la capacidad de mantener la plantilla laboral a pesar de la disminución de la actividad económica.

En el otro lado, se encuentran los menos afortunados, ya sean estos empleados de empresas que no son tan solventes como para sobre llevar la crisis, o personas que viven al día, ya que son auto empleados o minoristas que requieren continuar con sus actividades cotidianas, so pena de no contar con los ingresos suficientes para sobrellevar la crisis desde casa.

Las circunstancias han generado un debate polarizado entre quienes critican que la gente siga circulando en las calles y trabajando todos los días, y entre los que defienden esa necesidad y piensan que no se trata de una opción viable, si no de una cuestión inevitable que no les permite afrontar la crisis como quisieran.

Ese mismo debate se está dando a nivel global y refleja la manera en los países están afrontando la epidemia. Inglaterra, Suecia y México, son los ejemplos más claros de una visión que pretende retardar lo más posible el parón económico para evitar una catástrofe en sus economías locales, de la que nos costará muchos años salir. En esa visión, de poco sirve detener actividades para garantizar la salud, si la ruina económica tendrá peores consecuencias que la emergencia sanitaria. En contraparte, países como Corea del Sur o Japón, han optado por una férrea cuarentena, tratando de evitar la propagación del virus a cualquier costo económico. Entre ambos polos, podríamos ubicar a países como Irán, España o Italia, quienes básicamente no optaron conscientemente por ninguna de las dos estrategias, y se encuentran pagando las peores consecuencias.

¿Cuál es la visión correcta? Evidentemente es muy difícil saberlo ahora, Y lo que queda clarísimo, es que muy pronto estaremos ante una nueva geopolítica mundial, lo que tendrá consecuencias imprevisibles y cambiará nuestra forma de entender el mundo y de relacionarnos entre las naciones. Estamos a la puerta de una gran revolución mundial.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes