Connect with us

Capital Político

Morena saca el ábaco y las tijeras en Donceles

El análisis señala que a los diputados les sobran cinco millones en el rubro de dietas

Adrián Rueda

Published

on

Adrián Rueda

Los genios morenos de Donceles ya dieron a conocer cómo le harán para juntar los 400 millones de pesos que prometieron donar a Claudia Sheinbaum, a fin de que construya su tan ansiada Universidad de la Salud en la capital.

Aunque la bancada pejista dijo que no iba a despelucar a los trabajadores, sino que buscarían hacer recortes en “gastos superfluos”, la realidad es que le mocharán 131 millones de pesos al llamado Capítulo 1000, que tiene que ver con el tema laboral.

Por lo pronto, habrá 46 millones de pesos menos para la contratación de empleados bajo la modalidad de honorarios asimilados, y 20 millones menos para trabajadores de base, según un estudio financiero que hizo la mayoría en el Congreso de la Ciudad de México.

El análisis señala que a los diputados les sobran cinco millones en el rubro de dietas; que se pueden recortar 2.5 millones en seguros de vida de los trabajadores; cinco millones en prestaciones y 25.5 millones al año en vales de despensa.

En el llamado Capítulo 2000 habrá un recorte de 9.5 millones de pesos en impresiones y encuadernación; 4.7 millones en tecnología y tóner; casi cuatro millones de pesos en vestuario del personal y cuatro millones de pesos más en lo referente a café, galletas y fondo revolvente.

Y en el Capítulo 3000 destacan el recorte de 29 millones de pesos a Comunicación Social y de 23 millones de pesos menos al Canal del Congreso, por citar algunos.

En los otros rubros, el análisis propone quitar 3.2 millones de pesos para mobiliario; casi 40 millones para “ayudas a instituciones” y prerrogativas, y bajarle 273 millones al gasto de bienes muebles e inmuebles.

En conclusión, los capítulos más castigados son; el 5000, de bienes muebles e inmuebles, con 273 millones; le siguen el 1000, referente al personal, con 131.5 millones; el 3000, de Servicios Generales, con 78 millones, y de ahí hacia abajo hasta completar 400 millones de pesos.

Este análisis comenzó a circular a finales de la semana pasada, y no sólo causó malestar entre los diputados —incluidos varios de Morena—, sino entre los propios trabajadores, que ven en peligro sus plazas laborales o, en su defecto, el cobro de algunas prestaciones.

Si los diputados están pensando en reducir el presupuesto para el pago de licencias de software, por ejemplo, deberían poner atención en que muchas de las máquinas del Congreso no tienen permisos actualizados y podrían caer en una ilegalidad.

Nadie está diciendo que se estén usando licencias piratas, desde luego, pero quizá una auditoría a sus equipos no saldría del todo bien.

Y todo para darle gusto a las ocurrencias de la 4T.

 

CENTAVITOS

Quién sabe qué maldades planeaban, pero el jueves pasado fueron fotografiados en un restaurante Jesús Sesma y Leonel Luna, por el PVEM; Israel Betanzos y Tonatiuh González, por el PRI, y Mauricio Tabe, por el PAN. Sólo faltó Víctor Hugo Lobo, del PRD —quien estaba en Donceles subiendo un punto de acuerdo— para completar el grupo, pues dicen que también jala con el grupo. Estos personajes juran que la reunión fue de cuates, sólo para echar café, pero pocos creen que no se habló nada sobre lo que pudiera hacerse el año entrante, que será de elecciones y se renovarán los congresos y alcaldías. Como quiera, más de uno —adentro y afuera de sus partidos— se pusieron nerviosos.

 

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes