Connect with us

Influyentes

¿Mujeres de 4ta?

La postura antifeminista de Andrés Manuel López Obrador es histórica.

Avatar

Published

on

Hugo Morales Galván

La postura antifeminista de Andrés Manuel López Obrador es histórica. Desde que fue jefe de gobierno del ex Distrito Federal. Entonces, se opuso al reconocimiento de las Sociedades en Convivencia acorde con su pensamiento conservador, y para congraciarse con la Jerarquía Eclesiástica, en su afán de buscar la presidencia de la República con la simpatía del voto católico. Fue su sucesor, Marcelo Ebrard quien abiertamente impulsó una sociedad de derechos en la capital del país, apoyando el reconocimiento a las Sociedades, y luego el matrimonio igualitario y una legislación de avanzada que hizo del Distrito Federal un ejemplo en México y América Latina.

Por eso no debe de sorprender que, ante la creciente violencia feminicida en México, el ahora presidente de la República rechace el derecho de las mujeres a organizarse y a manifestarse, más aún a que reclamen a su gobierno cumplir con las promesas de campaña y para la violencia en su contra.

De ahí que la convocatoria de Las Brujas del Mar para que las mujeres suspendan sus actividades el 9 de marzo lo saca de quicio y atribuye el movimiento a orígenes desestabilizadores. Y no duda en achacar a los “conservadores” intenciones desestabilizadoras contra su gobierno.

Su gobierno unipersonal y su presidencia imperial impone la línea política a la que deben ajustarse sus colaboradoras y colaboradores.

Sin embargo, algo sucede. El monolito tiene fracturas. Desde dentro de la 4ta se dan cuenta que más allá del interés de opositores en montarse en el movimiento, las mujeres tienen razón en sus reclamos. Diez mujeres son asesinadas todos los días por razón de género. Los abrazos no funcionan para detener los balazos ni la violencia feminicida.

La marcha del 8 y el paro del 9 es una ola feminista que nadie va a parar. Y más allá de la cantidad que se movilicen, ya lograron poner en la agenda pública la gravedad del problema, la urgencia de políticas públicas y también exhibir las limitaciones de la 4ta en su comprensión del tema. Las mujeres quieren seguridad, no un boleto para la rifa del avión presidencial.

Trepado en un discurso fantasioso, López Obrador sigue sin entender. Pero a pesar de él, sectores de su gobierno han anunciado que se suman al paro. La Secretaría de Economía, la secretaría de Marina y de la Defensa Nacional, e incluso la propia titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aunque dijo que era a título personal. La postura suya discrepa del apoyo inicial de Beatriz Gutiérrez a la movilización y después de haber reculado pidiendo mejor apoyo a su marido.

El poder legislativo en pleno anunció su apoyo. Tanto el Senado de la República como la Cámara de Senadores no se distrajeron en las supuestas intenciones golpistas del paro y se sumaron (siendo Morena mayoría en ambas); la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el Instituto de Transparencia (INAI), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) convulsa en estos meses por movimiento de mujeres; empresas de la iniciativa privada; y organizaciones de la sociedad civil, entre muchas otras.

Conscientes de que el paro de mujeres va, sectores de gobierno buscaron dictar línea en medios de comunicación para recudir la atención al problema No lo lograron. Y les cayó como anillo al dedo los casos de Coronavirus registrados en el país. Permitieron dejar crecer la incertidumbre (al calificar como un simple catarro los efectos nocivos de la cepa mortal), y lograron generar una psicosis de pánico social, de tal manera que el Coronavirus es el tema público que ha logrado colocar los feminicidios en segundo término.

Es por ello que es tema de todos los días en la conferencia matutina y en conferencias nocturnas. López Obrador cree haber encontrado la tablita de salvación a los reclamos de las mujeres.

Sin embargo, las mujeres siguen muriendo violentamente y siguen desapareciendo, ante la incapacidad gubernamental para atender las denuncias. El domingo y lunes próximo las mujeres marcarán un antes y un después a sus procesos de organización y autogestión. La 4ta estará en oportunidad de ser parte del cambio (aún y con López Obrador) y cambiar la política que ha sido un fracaso para detener la violencia en general y hacia las mujeres en particular, o pagar las consecuencias electorales en el 2021.

 

 

 

 

 

 

 

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes