Connect with us

Capital Político

Pone el virus a la 4T en jaque

Llama la atención la declaración de Claudia Sheinbaum en el sentido de que se suspende la clase de box masiva en el Zócalo, porque ahí no se pierde dinero, pero el festival Vive Latino del Foro Sol continúa, a pesar de que juntaría a 80 mil personas

Adrián Rueda

Published

on

Adrián Rueda 

Hace once años, cuando una epidemia de influenza pegó a México y al mundo, un gobernante tuvo el valor de frenar la actividad económica de la capital del país para proteger a sus ciudadanos, sin importar el costo político y económico: Marcelo Ebrard.

Por recomendación de su entonces secretario de Salud, Armando Ahued, decidió parar las clases, limitar las reuniones públicas y hasta cerrar las salas de cine, entre otras cosas. Aguantó la presión de empresarios y comerciantes e impuso el polémico “toque de queda”.

El gobernante planteó la problemática al Presidente de la República, en ese tiempo Felipe Calderón, quien no sólo respaldó la medida, sino que armó un grupo especializado para que se reuniera a diario en Los Pinos, y decidió que Ahued estuviera al frente.

La epidemia por influenza, que amenazaba la vida de millones de mexicanos, fue controlada y posteriormente se descubrió una vacuna que vino a poner fin a la amenaza. Las autoridades de entonces actuaron como gobiernos responsables.

Incluso la acción de EbrardCalderón fue reconocida en una reunión posterior que la Organización Mundial de la Salud llevó a cabo en Cancún, y en la que México se ganó el premio porque sus acciones impidieron una verdadera catástrofe.

Con estos antecedentes, que no estuvieron en manos de ningún conservador, sino de Ebrard —quien hoy es parte fundamental de la 4T—, la capital y el país tienen ya la experiencia de haber enfrentado algo tan grave como el temido coronavirus.

Por eso llama la atención la declaración de Claudia Sheinbaum en el sentido de que se suspende la clase de box masiva en el Zócalo, porque ahí no se pierde dinero, pero el festival Vive Latino del Foro Sol continúa, a pesar de que juntaría a 80 mil personas.

Si hasta la Liga MX vació sus estadios y de plano ya suspendió su torneo —con todo lo que significa en pérdidas—, ¿cómo es posible que Sheinbaum no haya tenido el valor de cancelar un festival de música y dude de cancelar la Semana Santa en Iztapalapa?

Salió con el chiste de que todos los asistentes al Vive Latino fueron pasados por medidores de temperatura —salieron positivos 27— para descartar contagios. ¿Alguien le habrá dicho a la jefa de Gobierno que hay portadores asintomáticos, que ni temperatura presentan?

¿Cuánto dinero vale la salud de los ciudadanos como para dejar que una empresa realizara su megaconcierto y no perdiera dinero, por mucho que el riesgo de propagar el temible COVID-19 es altísimo?

En todo el mundo hay veda por el coronavirus, pero en México, su Presidente, dice que, como ya no hay corrupción, el virus no nos dañará, y en la capital a su gobernante le interesa más que una empresa no pierda dinero a que sus ciudadanos se enfermen.

CENTAVITOS

Aunque el escándalo por la irresponsabilidad oficial en el tema de coronavirus opaca las demás noticias, no se puede dejar de lado otra irresponsabilidad: el inepto manejo del Metro. El fatídico accidente de la semana pasada dejó en claro que no se está invirtiendo en el mantenimiento del vital transporte y que, contra viento y marea, Florencia Serranía se mantendrá al frente. Claudia sigue diciendo que la culpa es de quienes se fueron, sólo que ya va un año y medio de eso y es hora de que su administración se responsabilice del algo, ¿no? Para eso pidió el voto.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes