Connect with us

Capital Político

Dona Morena una pizca de lo que roba

Deberían donar sus quincenas, no lo que no es de ellos

Adrián Rueda

Published

on

Adrián Rueda 

Si una bola de rufianes le robara a usted dos mil pesos, y después le regresa 400 vendiéndoselos como un gran favor producto de su gran corazón, ¿se los agradecería?

Exacto, pues eso es lo que quieren hacer los diputados de Morena, que primero se otorgan un presupuesto de 2 mil millones de pesos tan sólo para este año, y ahora presumen que donarán 400 para cooperar con las medidas sanitarias durante la emergencia.

Vaya cinismo de los morenos, que si por algo se han distinguido desde que llegaron al Congreso de la Ciudad de México, es precisamente por su voracidad para hacerse de los dineros públicos.

Lo mismo señalan a Guadalupe Chavira que a Valentina Batres, o a Eduardo Santillán que a José Luis Rodríguez. Todos ellos quieren quedarse con la millonaria partida presupuestal bajo el control de su bancada.

Y conste que quienes los señalan no son de la oposición, sino sus propios compañeros, que públicamente los han acusado de llenar el Congreso de puros aviadores —familiares y amigos incluidos—, y de querer apoderarse de las unidades administrativas.

Desde que arrancó la actual legislatura Morena ha sido el epicentro de la corrupción, pues diputadas de esa fracción denunciaron que sus compañeros de bancada les ofrecieron 500 mil pesos por su voto.

Incluso, el diputado Efraín Morales, presidente de la Comisión de Salud, ha señalado en más de una ocasión que Donceles es una cueva de ladrones, donde los diputados de su propia fracción buscan cómo llenarse las bolsas de dinero.

Es por eso que, a más de la mitad de la legislatura, es hora que no se pueden poner de acuerdo para nombrar a los titulares de las cinco unidades administrativas que hacen funcionar el Congreso, pues todos los grupos se pelean la millonaria nómina.

Y no pueden decir que es cosa de la oposición, pues los demás partidos no tienen injerencia en ese reparto. No porque no quieran o porque no les guste el dinero, qué va; lo que pasa es que son tan poquitos que no los dejan entrar.

Por eso, la intención de Morena de presumir públicamente que se amarrará el cinturón para donar 400 millones de pesos del presupuesto legislativo, es absolutamente cínica y desvergonzada.

No es su dinero; son los recursos que cada año le roban al pueblo y ahora que devuelven una parte quieren que les hagan un monumento. Deberían donar sus quincenas, no lo que no es de ellos; lo único que buscan son votos para el año entrante.

Nadie se traga eso de que los diputados regalarán dinero para atención a la ciudadanía; ese dinero es de los ciudadanos y representa sólo una pequeña parte de lo que se roban.

CENTAVITOS

Sin presentar pruebas fehacientes y apoyadas por los videos de una de las cámaras más lejanas al percance de dos convoyes del Metro en la estación Tacubaya, las autoridades decretaron que la culpa fue de los trabajadores. Ahora resulta que los empleados, que durante 50 años han manejado el Sistema de Transporte Colectivo, no saben hacer su chamba. Además, el dictamen viene de la Fiscalía, que encabeza Ernestina Godoy, que es una rémora de la jefa de gobierno y cuya credibilidad ha estado siempre por los suelos. Si alguien tuviera que apostar sobre quién fue culpable, la mayoría se inclinaría por señalar a las autoridades que no dan mantenimiento adecuado al sistema; ahí están las bitácoras del tren accidentado.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes