Connect with us

Capital Político

El miedito de los morenos

Para nadie es un secreto que los comicios del año entrante serán un choque de estructuras

Adrián Rueda

Published

on

A toda velocidad, el Gobierno de la CDMX publicó en su gaceta la reforma que los diputados locales de Morena y sus rémoras hicieron a la Ley de Austeridad, para permitir que Claudia Sheinbaum disponga libremente de los recursos de la capital.

El pretexto para esta reforma fue que la jefa de Gobierno necesitaba “manos libres” para mover el dinero y dar atención prioritaria a la pandemia por el covid-19, aunque, en el fondo del asunto, están las elecciones de 2021.

Para nadie es un secreto que los comicios del año entrante serán un choque de estructuras y, como son elecciones intermedias, no habrá un líder que jale las votaciones; cada partido y sus candidatos tendrán que rascarse con sus propias uñas.

Aunque Morena arrasó en el país —y la CDMX no fue la excepción—, su triunfo se lo deben completamente a la figura de Andrés Manuel López Obrador, quien en 2021 no estará en las boletas, por mucho que lo quiso hacer a través de la revocación de mandato.

Los morenos que ganaron las alcaldías no han podido consolidarse y no estarán en condiciones de enfrentar el proceso electoral con la garantía de triunfo, por eso es que necesitarán de todo el apoyo del gobierno capitalino para no caer.

Y es que muchos de los dirigentes territoriales que perdieron sus plazas están conscientes de que se enfrentaron contra López Obrador, no contra los candidatos morenos, y en las grandes demarcaciones perdieron por poca diferencia.

Eso ha hecho que desde 2018 sigan alimentando sus territorios, donde conservan gran poder, y con una alianza “quirúrgica” en distritos y alcaldías determinados, la oposición podría echar a varios alcaldes y diputados pejistas.

Aunado a la fuerza territorial que mantienen grupos opositores, está el pésimo trabajo que han realizado los morenos en alcaldías como Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Álvaro Obregón, Tlalpan, Xochimilco y Tláhuac, por ejemplo. Las tres primeras son las más grandes de la capital y concentran una gran cantidad de votantes, lo que al gobierno de Sheinbaum le preocupa, ya que podría perder su mayoría en el Congreso a partir de septiembre del año entrante.

Y como en el Zócalo no confían para nada en Morena, que ni siquiera tiene dirigente formal, o en sus operadores políticos, que han brillado por su ausencia, agarraron de pretexto la pandemia para meterle las uñas libremente al dinero de los ciudadanos.

Nadie duda que los programas sociales y apoyos extraordinarios en las alcaldías morenas correrán como agua a través de las estructuras municipales, donde los puestos clave los ocuparán los operadores electorales del gobierno.

Por eso es que, a pesar de que a nivel nacional el PVEM anunció una alianza con Morena y el PT, las letras chiquitas dicen que sólo será en algunos lugares. En la CDMX los verdes irán con el PAN, el PRI y el PRD en distritos y alcaldías donde puedan ganar algo.

CENTAVITOS

Por cierto, que mal se vio Alfonso Ramírez Cuéllar anunciando, en conferencia virtual la semana pasada, que Morena había acordado unirse al PT y al Verde Ecologista para defender la 4T. Vaya adquisiciones que se aventó el dirigente provisional moreno al firmar a dos partidazos que, en síntesis, no representan a nadie. Qué distinto cuando, en 2018, todos rogaban porque los pejistas los aceptaran; hoy son ellos quienes invitan a la chiquillada a que se les una, porque solitos no pueden. Un signo de gran debilidad, no cabe duda.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes