Connect with us

Capital Político

Los mensajes del atentado

Es un triunfo de Sheinbaum ante la opinión pública, y una clara diferenciación con lo que hace la Federación en materia de seguridad, lo mismo que en materia sanitaria con el manejo de la pandemia de covid-19

Adrián Rueda

Published

on

Independientemente de las lamentables pérdidas humanas por el atentado del viernes pasado en contra Omar García Harfuch, los mensajes que deja ese nefasto episodio son muchos, en todos los ámbitos.

El resultado final del atentado, del que el jefe de la Policía de la CDMX salió vivo, aunque con tres balas en el cuerpo, representa una derrota para los grupos criminales y para el gobierno federal.

Para los criminales porque, además de no haber logrado su cometido, quedó en claro que en la capital de la República no pueden hacer lo mismo que en otras partes del país, ya que en menos de 12 horas la Policía les había caído encima.

Es decir, el mismo día detuvieron a 19 de los 28 participantes en el intento de homicidio, entre ellos el autor intelectual. También catearon domicilios en Tláhuac y Gustavo A. Madero, decomisando armas y autos utilizados para el atentado.

La reacción inmediata de las autoridades capitalinas fue una derrota para las autoridades federales, que cuando no dejan ir al hijo de un capo, mantienen sin resolver matanzas en varias partes del país, incluyendo el asesinato de un juez federal.

Ése, por supuesto, es un triunfo de Claudia Sheinbaum ante la opinión pública, y una clara diferenciación con lo que hace la Federación en materia de seguridad, lo mismo que en materia sanitaria con el manejo de la pandemia de covid-19.

Quedó claro que la CDMX es una fortaleza que no es nada fácil de penetrar para la delincuencia organizada; al menos no como en otros lados, donde hacen y deshacen a sus anchas. Aquí han entrado gracias a policías corruptos, pero no dominan a sus anchas.

Por otro lado, el haber salido vivo del atentado pone a García Harfuch en los cuernos de la luna. Adquiere la figura de un héroe, tan necesario en estos tiempos, lo cual lo ubica en la mira de otros enemigos: los políticos.

Seguramente al interior del propio gobierno capitalino habrá fuerzas que lo empiecen a ver como un enemigo para 2024. Aunque el jefe policiaco ha dicho en más de una ocasión que él ama ser policía, las mentes chiquitas de los polacos no lo verán así.

Cuestión de recordar que antes de ser jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard fue jefe de la Policía; Miguel Ángel Mancera trabajó en la SSP antes de ser procurador y posteriormente jefe de Gobierno.

Así que, aunque García Harfuch no lo quiera, es seguro que al interior del gobierno y del propio Morena lo empezarán a ver con otros ojos, lo que probablemente le acarree muchos problemas.

En resumen, la resolución del atentado es un triunfo para Sheinbaum; una prueba de fuego para la fiscal Ernestina Godoy y una oportunidad para que la Policía haga una profunda limpia en sus filas, pues si alguien piensa que los de adentro nada tuvieron que ver…

Esos son algunos de los mensajes que deja ese evento.

CENTAVITOS

Académicos de la UNAM iniciaron la recolección de firmas para exigir al rector Enrique Graue la expulsión de John Ackerman de la máxima casa de estudios, por usar la universidad para fines políticos y por llamar a algunos comunicadores sicarios mediáticos, en un ambiente donde los grupos criminales atacan a las instituciones del Estado. Al académico le está saliendo bastante cara su bronquita de haber acumulado propiedades sin explicar “quién pompó”, dijera el clásico. Para rematar, hasta la dócil CNDH ya lo reconvino por sus dichos; mejor debería cerrar el pico.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes