Connect with us

Capital Político

Una reforma carísima

Adrián Rueda

Published

on

Bastante cara en términos políticos le está saliendo a la jefa de Gobierno la reforma a la Ley de Austeridad, que le permitirá disponer a sus anchas de los 238 mil millones de pesos de presupuesto de la ciudad, justo un año antes de las elecciones.

El haberse aferrado a que sus diputados forzaran esa modificación, pasando incluso por encima de ciudadanos y el propio reglamento del Congreso local, acrecentó la división en la bancada de Morena y exhibió que aliados como PT y el PES tampoco están al 100 con ella.

Por ejemplo, el diputado pejista Efraín Morales, quien a mitad de semana había votado en contra de la realización del extraordinario, no se presentó a la sesión, dejando claro que no le gusta recibir trato de gato callejero como al resto de sus compañeros.

Patriarca del clan de los Morales —pues es padre de Efraín y de Carlos, quienes agarraron hueso en el gobierno de Claudia Sheinbaum—, el legislador por Iztapalapa ha sido de los más críticos al interior de la bancada, denunciando incluso corrupción de sus compañeros.

Fernando Aboitiz, otro moreno que actualmente está disfrazado de coordinador del PES en el Congreso capitalino, votó en contra; su compañero Miguel Ángel Melo fue doblegado ante la amenaza de afectar sus negocios de ambulantaje en Iztapalapa.

El caprichito de Sheinbaum y sus morenos sirvientes dejó ver la radiografía en sus aliados del PT, pues Circe CamachoLilia Sarmiento y Jannete Guerrero, las tres diputadas que llegaron originalmente con la fracción, se abstuvieron de apoyar los cambios.

Los otros tres que Morena les regaló a principio de la legislatura para convertirlos artificialmente en la tercera fuerza de Donceles —Jesús Martín del CampoLizette Clavel y Leonor Gómez Otegui—, agacharon la cabeza y servilmente dieron su voto.

En el caso del Verde Ecologista, la siempre solícita Tere Ramos apoyó sin chistar, en tanto que su coordinadora, Alessandra Rojo de la Vega, prefirió declararse ausente.

Quien también dejó ver su desconfianza con esa reforma fue el alcalde en Venustiano Carranza, Julio César El Nenuco Moreno, quien instruyó a su diputada Evelyn Parra, que llegó por el PRD, pero regularmente apoya a Morena, a votar en contra.

Otros dos perredistas que no se presentaron son Valentín Maldonado y Paula Andrea Castillo, probablemente presionados por las cuentas pendientes que sus referentesMauricio Toledo y Miguel Ángel Vázquez, respectivamente— tienen con el gobierno.

Al final, los morenos y sus gatos impusieron la reforma para entregar el dinero de los ciudadanos a su jefa de Gobierno rumbo a 2021, a fin de que lo maneje sin restricciones y como guste, cosa que no ocurre en ninguna nación democrática del mundo.

Para relamerse las heridas, la oposición busca una comisión especial —esas que nunca sirven para nada— a fin de vigilarle las manos a Sheinbaum para que no se agandalle con los recursos, so pretexto del covid-19, aunque sería integrada por mayoría pejista.

Si bien al final se logró lo que quería el gobierno, sus operadores alborotaron el avispero, causaron agravios en la oposición y ofendieron a sus aliados. Muy cara, en términos políticos, le saldrá esta reforma a la doctora.

CENTAVITOS

Por ahora, lo que está buscando la oposición es llegar al número mágico de 22 firmas de legisladores —hasta el fin de semana llevaba 20—, a fin de interponer una demanda de inconstitucionalidad ante la Corte y echar abajo la reforma.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes