Connect with us

Capital Político

Ahora sí ya estuvo, López-Gatell

Adrián Rueda

Published

on

Si ya dijo que no va a dar números ni semáforos sobre el coronavirus y que la culpa del repunte de la pandemia la tienen los gobernadores y no sus pronósticos, pues para qué demonios sigue Hugo López-Gatell como encargado de la crisis.

El subsecretario de Salud, que viene aplanando curvas desde abril y definiendo picos de la pandemia desde mayo, no ha acertado a una sola de sus proyecciones… bueno, quizá a una sí: que el covid-19 no se irá pronto.

Un tipo que aparece todos los días ante las cámaras tratando de componer lo que dijo el día anterior o justificando por qué nunca le atina a nada está de más en estos momentos tan trágicos.

Los tiempos en que se sentía rockstar y la chairiza se lo aplaudía ya pasaron; la tragedia del país es mayúscula y ya no caen en gracia sus comentarios que nada tienen de científicos, y sí mucho de políticos.

El doctor se ha mimetizado con la 4T y lo único que le interesa es que lo apapachen desde Palacio Nacional; la salud de millones de mexicanos lo tiene sin el menor de los cuidados.

En más de una ocasión, el mismísimo Presidente ha tenido que salir en su defensa ante las críticas no sólo de la prensa, sino también de sus propios colegas y epidemiólogos especialistas, que ven cómo se equivoca y, con ello, arrastra al país.

Ya no es un tema de simpatías o de una lucha entre chairos y fifís, entre liberales o conservadores. No, es un asunto de la gran tragedia humana que enluta a diario al país.

De nada sirvió la experiencia de las naciones europeas, que alertaron con antelación sobre la peligrosidad de la pandemia, si en México López-Gatell navegó a contracorriente de la opinión de los expertos.

Cuando era inminente la llegada de la pandemia a México se dijo que el país tenía tres meses preparándose para combatirla y que los insumos y el personal estaban listos; a la mera hora andaban buscando dónde comprar ventiladores y cómo contratar médicos.

Tan mala ha sido la estrategia de López-Gatell, a quien desde Palacio Nacional le dieron manga ancha para manejar el tema, siempre y cuando no afectara la agenda política presidencial, que México está en el top cinco de muertes por covid-19.

La Organización Mundial de la Salud pone al país como ejemplo de lo que no se debió hacer y seguramente estará pensando en echar atrás la invitación para ocupar un lugar en ese organismo; invitación que no fue para López-Gatell, como se dijo, sino para el país.

Así que, como ya hizo mucho daño y en la actualidad es un cero a la izquierda, pues ya estuvo bien, que se vaya de una vez.

CENTAVITOS

Aguas con la intención de Morena de defender a inquilinos morosos en la CDMX, pues ayer más de un moreno del ala radical dejó entrever que, ante situaciones de utilidad pública, el gobierno podría disponer de los bienes privados. Los moderados quisieron matizar diciendo que el Estado puede intervenir como mediador, pero que no se atentaría contra la propiedad privada. ¿No?… Y en su afán de defender su absurda propuesta, la coordinadora, Martha Ávila, dijo que Europa adoptó medidas para proteger a los trabajadores desempleados que se quedaron sin sustento para salud, comida y vivienda. Pues eso es lo que la oposición ha estado pidiendo, doña Martha, sólo que ni el Presidente ni la jefa de Gobierno o su propio partido hacen caso. ¿Verdad que la oposición tiene razón?

 

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes