Connect with us

Capital Político

Diecinueve meses de decepciones

Los fríos números ponen en una justa perspectiva su trabajo: la inseguridad está desbocada

Adrián Rueda

Published

on

Al cumplirse ayer el segundo aniversario de su innegable triunfo en julio de 2018, se puede concluir que Claudia Sheinbaum ha dado a los capitalinos más decepciones que satisfacciones en 19 meses de gobierno.

Muchos dirán que es poco tiempo para hacer un juicio sobre una administración de seis años, pero es obvio que la jefa de Gobierno está cada vez más lejos de cumplir, al menos, con sus principales promesas de campaña.

Cuando buscó el voto de los ciudadanos —que obtuvo por abrumadora mayoría— ofreció acabar con la inseguridad, las mafias del transporte, mejorar los servicios públicos y brindar una mejor calidad de vida a los capitalinos.

Los fríos números ponen en una justa perspectiva su trabajo: la inseguridad está desbocada, desafiando al Estado, incluso con atentados como el del viernes pasado en contra del jefe de la Policía, Omar García Harfuch.

En materia de servicios, las vialidades siguen siendo un asco; el drenaje falla como cada año en temporada de lluvias; el transporte es de lo peor y el agua escasea no sólo en los lugares donde no había, sino, incluso, donde tradicionalmente no fallaba.

Cierto que la pandemia de covid-19 trastocó la vida de la Ciudad de México, al igual que las del resto del mundo, pero antes de que la crisis sanitaria llegara, la delincuencia estaba desatada y el transporte ya era un caos.

Los de la 4-T podrán seguir diciendo que son problemas heredados de administraciones anteriores, en las que por cierto muchos de ellos participaron, pero Sheinbaum conocía el tamaño de los retos; nadie la engañó y dijo que podía con el paquete.

Falta mucho tiempo a su gobierno, pero cada que puede presume el apoyo y la confianza que logró en las urnas, lo cual es cierto. Sólo que eso la compromete más a dar resultados, no a seguir viviendo del discurso.

Porque los ciudadanos no pueden esperar más tiempo a que la policía cumpla y a que la Secretaría de Movilidad deje de jugar a las bicicletas y ponga un plan serio para el transporte público y privado.

Si la gran estrategia de Claudia es solamente aumentar los programas sociales para paliar la grave crisis económica que nos está cayendo, pues se queda muy corta porque el dinero se acaba si no lo renuevan los sectores productivos.

Desde su llegada a la jefatura de Gobierno se peleó con los desarrolladores y paralizó ese importante sector, dejando sin empleo a miles de personas, tan sólo porque sospechaba que los constructores trabajaban bajo la corrupción del sexenio anterior.

Y probablemente así era, pero fueron las condiciones que el gobierno en turno les marcó y, si las reglas cambian, pues que se pongan en marcha, pero que no se congele el funcionamiento de un sector tan importante para la economía.

Su renuncia a ejercer sus facultades de Estado para garantizar la seguridad y los bienes de los capitalinos ha ocasionado que grupos anarquistas hagan lo que quieran en las calles y el gobierno se ausente, bajo el pretexto de no reprimir a la ciudadanía.

En fin, los morenos celebran dos años de su triunfo; los capitalinos, dos años de decepción.

 

CENTAVITOS

Apenas el gobierno decretó el semáforo naranja para la CDMX, a pesar del alza en contagios y muertes por covid-19, los capitalinos se desbordaron por las calles. Si por alguna razón se decretara un nuevo confinamiento, mucho se duda que la población haga caso, por lo que parece que el desconfinamiento, con todas sus consecuencias, ya no tiene marcha atrás.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes