Connect with us

Pluma Invitada

Hacia una nueva economía

La nueva economía deberá contar con una sociedad mucho más instruida y capacitada

Gianfranco Vidal

Published

on

La actual pandemia vino a revolucionar el mundo, el sistema económico tendrá modificaciones nunca vistas que repercutirán en la vida de todos. En primer lugar, el sistema actual está hecho para una expansión constante y hacia el infinito, más de tres meses de un alto total han cambiado drásticamente los patrones productivos y de consumo; en segundo lugar, un pilar fundamental de la economía neoliberal es el consumo de bienes y servicios con crecimiento constante, sin embargo, esta pandemia vino a desmantelar esta concepción errónea del sistema capitalista; tercero, la reflexión colectiva ha despertado las consciencias sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente y exigir un desarrollo económico sostenible.

Durante todos estos meses que hemos permanecido en nuestros hogares hemos tenido la oportunidad de reflexionar sobre las cuestiones más trascendentes en la vida de cualquier persona, además de los aspectos del interior, nos hemos dado cuenta de qué vale más la pena, no son los objetos, los centros comerciales, las marcas, nada de eso nos otorga una felicidad genuina, en cambio, lo que sí extrañamos todos son aquellas personas y aquellos momentos que permanecen en nuestro corazón. Esto es importante porque desenmascara una tendencia económica hacia el porvenir, veremos un resurgimiento y un reforzamiento de la economía local, de los productos hechos a mano y de manera personalizada, bienes y servicios más esenciales y menos extravagantes.

Nos hemos dado cuenta de que podemos vivir con poco, con lo esencial, una alimentación saludable, el consumo de alimentos que contengan un alto valor social en sus cadenas productivas y con mayores certificaciones de amabilidad con el medio ambiente; un consumo más consciente y responsable de alimentos con alto impacto ambiental, como es el caso de la industria ganadera y avícola, una de las más contaminantes del mundo, junto con la industria de la moda instantánea, que florece al amparo de explotación laboral, abusos y violaciones de derechos humanos, y demás perjuicios contra la humanidad entera. La economía del futuro verá un decremento en la demanda de productos suntuarios con poco o nulo valor agregado, si bien el mercado de las altas gamas no desaparecerá, se exigirá una vida útil de dichos bienes muy superior a la actual.

De igual manera, la revolución digital, que comenzó al principio de este siglo, se consolidará con una expansión constante del comercio electrónico, la nueva economía será una moneda de doble cara, por un lado, veremos el resurgimiento de la industria local ante la creciente ola nacionalista y anti globalista, por el otro veremos un mercado mundial cada vez más interconectado y competitivo, fuerza laboral sin restricciones fronterizas y acceso a productos y servicios de todo el mundo. Sin embargo, ante toda gran oportunidad existe también un gran riesgo, deberemos tener gobiernos más efectivos e intervencionistas, en el buen sentido de la palabra, aparatos estatales que garanticen competencia justa y equitativa, condiciones laborales dignas y humanas, inversión en bienes públicos que garanticen equidad social y menor disparidad, cobro eficiente, progresivo y con miras redistributivas de impuestos. Además, se tendrán que reforzar los organismo internacionales para una mayor cooperación entre naciones, arbitraje comercial justo y solidario, ayuda y cooperación para el desarrollo sin miras o intereses políticos o económicos.

La nueva economía deberá contar con una sociedad mucho más instruida y capacitada, que ejerza sus derechos políticos y sociales, que exija democracia y estados de bienestar; deberá contar con gobiernos fuertes que sepan mediar un desarrollo económico justo, reciproco y sustentable; deberá contar con más pequeños y medianos empresarios locales que puedan hacerle frente con éxito a las empresas transnacionales; en fin, la tendencia del neoliberalismo global debe apuntar a un nuevo paradigma económico, la economía solidaria.

 

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes