Connect with us

Economía para Principiantes

La importancia de consumir lo local

Consumir de manera local, significa contribuir a disminuir la brecha de desigualdad
económica entre los que más tienen y los más desamparados.

Pablo Trejo

Published

on

Tal vez la segunda preocupación más grande después de los estragos en la salud que
puede causar el SARS-Cov-2, es el impacto económico que quedará como herencia
funesta de la pandemia.

Dice un dicho mexicano que “al perro más flaco, se le cargan las pulgas”, lo que quiere
decir que la mala suerte o lo peor de una situación, siempre termina por afectar en
mayor medida al más desprotegido o al más débil, y es justamente lo que está
sucediendo en materia económica en los tiempos del coronavirus.

A pesar de que estamos en semáforo naranja, y que con ello se está comenzando con
el proceso de reactivación económica, el tiempo que permanecieron cerrados los
comercios, pesa como una loza para sus propietarios, quienes abren día a día sus
changarros, con los meses de inactividad a cuestas, y ante la enorme competencia
que representan los centros comerciales.

Los negocios locales (tiendas, verdulerías, ferreterías, papelerías, etc.), son el eslabón
final de una cadena basada también en suministros locales; es decir, quien nos vende
tomates en la esquina, es altamente probable que los haya comprado en la Central de
Abastos, que es a su vez a donde llegaron los productos comprados directamente a
pequeños agricultores en el interior de la República.

A diferencia de ello, muchos de los productos de frutas y vegetales que ofrecen los
supermercados, tienen su origen en cadenas masivas de producción en donde
regularmente se explota a los trabajadores para maximizar las ganancias.
Lo mismo sucede con la carne. No es lo mismo adquirir productos cárnicos en la
carnicería del mercado, que en un gran supermercado. El primer modelo representa
trabajos locales y el segundo, ganancias de intermediarios que mueven el producto, el
que muchas de las veces, es importado.

Consumir de manera local, significa contribuir a disminuir la brecha de desigualdad
económica entre los que más tienen y los más desamparados. Significa también
fortalecer el tejido social, ya que ello genera empleos y un efecto multiplicador de la
economía.

Un buen ejemplo del fomento a la economía local es el Programa Social denominado
“Mercomuna”, mismo que está siendo aplicado en la Alcaldía en Gustavo A. Madero,
aquí en la Ciudad de México, y que consiste en la entrega de apoyos gubernamentales
mediante vales intercambiables exclusivamente en pequeños comercios locales
ubicados dentro de la demarcación. Para que el programa funcionara exitosamente, se
requirió de un esfuerzo conjunto entre sociedad y gobierno, lo que lo convierte en un
esfuerzo colectivo relevante.

Los cambios más trascendentales surgen de la suma de muchos esfuerzos que van de
lo micro a lo macro. Si todos modificamos nuestros patrones de consumo y
privilegiamos fortalecer a nuestro entorno, aunque sea mucho más atractivo ir a un
centro comercial que al pequeño almacén de la esquina, estaremos generando un
cambio absoluto de modelo, y con ello, fortaleceremos a nuestras comunidades.
Nuestros comerciantes locales tienen rostro. Los grandes centros comerciales, no.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes