Connect with us

Economía para Principiantes

Nos está llegando el agua al cuello

Las verdaderas consecuencias de la Pandemia, están por revelarse.

Pablo Trejo

Published

on

Las verdaderas consecuencias de la Pandemia, están por revelarse. Llegamos a esa conclusión, porque el pasado viernes nos vimos en la necesidad de atravesar el Centro Histórico de la Ciudad de México, y al dar vuelta por la plancha del Zócalo, fuimos testigos de una enorme fila de gente que desembocaba en las fauces del Nacional Monte de Piedad. Escenas así, solamente se presentaban a inicios de cada año y como consecuencia de habernos excedido en los gastos propios de fin de año.

La crisis económica tiene muchas manifestaciones. Desde las filas en el Monte de Piedad, hasta el gran número de personas cercanas que se encuentran sufriendo el desempleo, o que se nos acercan para pedirnos un préstamo, y eso va mucho más allá que cualquier cifra o proyección fría de los números de nuestra economía.

Caminemos por un supermercado. Notaremos de manera inmediata que el flujo de gente se dirige hacia los productos básicos y en sentido contrario a los electrónicos, los perfumes y los muebles. Los patrones de consumo se ajustan a la capacidad de gasto con la que contamos, y eso se está modificando de manera sustancial.

La diferencia de nuestro comportamiento como consumidores, generará un efecto perjudicial para muchas empresas que manufacturan esos productos que no son indispensables en nuestra vida cotidiana. Pensemos por ejemplo en los televisores de alta definición.

Muchos de ellos son manufacturados en la zona norte de nuestro país, y se constituyen en la industria que genera un efecto multiplicador en la economía. Si la demanda de esos productos disminuye, terminará por ocasionar una disminución en el ritmo en que se producen los aparatos, y eso se traducirá en un recorte en los empleos. Los efectos negativos no terminan ahí, ya que, si disminuyen los empleos, la cadena que gira en torno a ellos, sufrirá también. Desde los medios que los transportan, hasta los puestos de comida en el exterior de las maquilas, todos resienten de manera directa la ralentización, generándose una espiral negativa.

Nuestras autoridades no lo tienen nada fácil. Al disminuir el tamaño de nuestra economía, en automático se disminuyen las fuentes de financiamiento, y aunque nuestro sistema recaudatorio ha sido bien reforzado en los últimos meses, la realidad es que se registrará una inminente caída en la tributación.

La apuesta del presidente es muy alta y se basa en una lógica muy sencilla: si la mayoría de los mexicanos se beneficia de manera directa de una ayuda social, eso significará que la mayoría de los ciudadanos traerán unos pesos en la bolsa, y esos pesos, serán gastados en comercios locales, en tienditas en lugar de supermercados, lo que terminará por fortalecer el mercado interno. Sin embargo, esa estrategia depende de una condición irremplazable: que se siga contando con los recursos económicos suficientes, lo que se antoja muy complicado en los tiempos de crisis que estamos atravesando, y ese será uno de los mayores retos que enfrentará nuestro régimen actual.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes