Connect with us

Capital Político

Una Morena muy promiscua

Al Partido del Trabajo le quitaron a los tres diputados que le habían regalado al principio

Adrián Rueda

Published

on

Luego de que la diputada Leonor Gómez Otegui propusiera ayer que los legisladores que renuncien a su bancada puedan integrarse a otros grupos parlamentarios, quedó clara la intención de Morena de inflar a otra de sus rémoras para mantener el control en Donceles.

Gómez Otegui, que llegó por el PRI, y Lizzete Clavel y Jesús Martín del Campo, de Morena, brincaron al PT al llegar a Donceles para inflarlo artificialmente y desplazar al PRD del tercer lugar, evitando que el sol azteca presidiera el Congreso al menos un año.

Y es que la ley estipula que los tres partidos con mayor número de diputados se turnarán, un año cada quién, la presidencia de la Junta de Coordinación Política y de la Mesa Directiva, respectivamente, aunque no podrán detentar las dos posiciones al mismo tiempo.

Al inflar al Partido del Trabajo, los morenos se quedaron el primer año con la Jucopo y a través de los petistas con la Mesa Directiva, en una chicanada que dejó ver desde un inicio lo sucio que jugarían en la Cuarta Transformación.

En este segundo año legislativo, el PAN preside la Junta y se supone que para el tercero —que arranca en septiembre— le correspondería al PT, por conducto de Circe Camacho, pero algo se rompió.

Desde el gobierno capitalino ordenaron desmantelar no sólo a la fracción petista, sino también a la del PVEM, sus fieles aliados en Donceles, pues a los operadores de Claudia Sheinbaum les molestaron algunas acciones de ambos grupos.

Al Partido del Trabajo le quitaron a los tres diputados que le habían regalado al principio, y ese partido se fue al quinto lugar —abajo del PRD y el PRI— con los tres escaños que originalmente obtuvo.

Al Verde Ecologista le compraron a la diputada Teresa Ramos, dejando a ese partido sólo con Alessandra Rojo de la Vega, con lo que desapareció como fracción.

La jugada era extraña, pues al desmantelar a sus aliados Morena devolvía al PRD su tercer lugar y lo ponía a las puertas de la Jucopo en el último año legislativo.

Pero luego de la propuesta de ayer de Gómez Otegui, para que junto con RamosClavel y Martín del Campo puedan integrarse a una fracción, queda claro que Morena quiere inflar al PES para que llegue a seis diputados y gobierne para ellos en Donceles.

Los pesistas llegaron con un diputado y les pasaron a Fernando Aboitiz para que hiciera pareja con Miguel Álvarez Melo y fueran considerados como fracción. Ahora les darán a los cuatro diputados sin partido para completar seis y que presidan el último año.

Vaya negocio del PES, que ni siquiera conservó su registro como partido y aun así podría estar al frente del Congreso.

Legalmente no se puede, pues la Ley Orgánica del Congreso prohíbe a los diputados integrarse o conformar un nuevo grupo parlamentario si renunciaron a alguna de las bancadas en el transcurso de la legislatura; lo tendrían que haber hecho al inicio.

Los cuatro que se separaron perdieron las prerrogativas del grupo parlamentario y deberán  permanecer como “diputados sin partido” hasta el final.

Pero queda claro que buscarán aprobar un artículo transitorio para violar la ley y consolidar una chicanada más. Vaya promiscuidad la de Morena.

CENTAVITOS

El que va a meter en broncas al gobierno capitalino es su consejero Jurídico Néstor Vargas, que en menos de un año ha demostrado lo maleta que es y la oposición le ha dado cada exhibida. Ya le advirtieron a Claudia que Vargas la hace violar la Constitución, pero ella dice que es honesto y capaz.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes