Connect with us

Capital Político

Convierte Morena Cartilla Moral en papel de baño

Los primeros en criticar el fichaje de Fernández Noroña fueron radicales de Morena como Martí Batres y Alfonso Ramírez Cuéllar.

Adrián Rueda

Published

on

“Murió la compañera de morena, Marta Patricia Tenorio en Coyoacán, producto de las agresiones de ayer. @mauriciotoledog debe ser desaforado”, escribió en su Twitter Gerardo Fernández Noroña el 5 de enero de 2018.

Así se expresaba hace un par de años Fernández Noroña del exdelegado coyoacanense y en ese entonces diputado local del PRD Mauricio Toledo, a quien responsabilizaban de haber organizado un ataque a sillazos contra Claudia Sheinbaum y su comitiva.

Dos años después le da la bienvenida como nuevo diputado federal del Partido del Trabajo, y le agradece su gesto para que ese partido pueda juntar más diputados que el PRI y, con ello, obtener la presidencia de la Mesa Directiva en San Lázaro.

Así de puerca es la política y demuestra que la 4T es tan corrupta o peor que sus antecesores, donde ni gestos le hacen para tragar lo que sea con tal de obtener el poder por el poder, contrario a sus promesas de campaña.

Junto con Toledo, los petistas sumaron también al diputado Héctor Serrano, quien llegó por el PRD y después abandonó la bancada. Lo curioso es que ambos legisladores eran considerados enemigos de Morena y de Andrés Manuel López Obrador.

Nada les importó integrar a Toledo, considerado por ellos mismos como un ícono de la corrupción, a las filas de la 4T, con tal de completar el número de diputados necesarios para ganar la Mesa Directiva en San Lázaro.

Los primeros en criticar el fichaje de Fernández Noroña fueron radicales de Morena como Martí Batres y Alfonso Ramírez Cuéllar. Incluso Claudia Sheinbaum —agredida en campaña por el experredista— reprobó esa acción.

Pero el vicecoordinador del PT en San Lázaro les devolvió el golpe, recordándoles que en el Congreso de la CDMX Morena jaló la semana pasada al diputado local Valentín Maldonado, exdelegado en Coyoacán que fue el operador de Toledo en campaña.

Todas las partes tienen razón, y aquí lo único que refleja este pleito entre la familia pejista es que las hojas de la famosa Constitución Moral que desde su llegada dijo el Presidente que impulsaría en el país, los morenos la utilizan como papel de baño.

Si al final de cuentas el PT no alcanza la Mesa Directiva, Fernández Noroña habrá perdido por todos lados, pues no tendrá el hueso, pero sí deberá cargar con Toledo y Serrano, que desde hace tiempo andaban buscando un partido donde refugiarse.

El ganador de esta jugada es el PVEM, que ya no hallaba cómo quitarse de encima a Toledo, que a fuerza quería meterse en la bancada verde con la esperanza de que ese partido lo cobijara, lo que ocasionaba una gran división en el Tucán.

Nadie quería cargar con Toledo, quien intentó ingresar a la cobija morenista mediante el PT, para que el pejismo lo purificara, como lo ha hecho con otros personajes, pero les falló la jugada a todos.

CENTAVITOS

Donde hoy la temperatura estará a tope es en Donceles, pues la Junta de Coordinación Política se reunirá para tratar de sacar por acuerdo al próximo presidente de ese órgano del Congreso de la CDMX. Por ley, le correspondería al perredista Víctor Hugo Lobo, pero los morenos a fuerza quieren que asuma el priista Tonatiuh González, quien ha dicho que no le interesa, pero en su partido lo están presionando para que acepte. Igual que sus hermanos en San Lázaro, a los morenos de Donceles no les importa revolcarse en el lodo con tal de ganar. Tienen razón cuando dicen que ya no es como antes, que no son iguales… son peores.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes