Connect with us

Capital Político

Opera Valencia candidatura de Durazo

Valencia presumió en sus redes que tomó posesión como jefe de un grupo de Morena en Sonora

Adrián Rueda

Published

on

Casi desapercibida pasó la salida de Jesús Valencia del equipo que durante casi dos años diseñó la estrategia de seguridad del país en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, tarea que abandonó el pasado 31 de agosto.

A través de sus redes, Valencia se despidió del Presidente de la República y del secretario Alfonso Durazo, a quienes acompañó todos los días a las reuniones de seguridad previas a las mañaneras.

En un principio se pensó que su salida se debía al programa de austeridad implementado por la 4T, que derivó en la desaparición de varias subsecretarías federales y algunas posiciones de alto nivel en el gobierno.

Pero desde hace unos días el propio exdelegado de Iztapalapa ha presumido en sus redes que tomó posesión como jefe de un grupo de Morena en Sonora, para construir una estructura territorial con miras a las próximas elecciones.

Por supuesto que no se necesita ser adivino para saber que Valencia dejó la SSPC para coordinar lo que será la campaña de su ahora exjefe —Durazo—, quien desde hace años sueña con gobernar su tierra.

Aunque Morena no ha definido sus candidaturas —ni siquiera tiene actualmente una dirigencia nacional—, tanto Durazo como su excolaborador ya pusieron manos a la obra, se supone que con la bendición presidencial, pues no se atreverían a irse por la libre.

Por supuesto que el activismo del iztapalapense y su jefe alborotarán el avispero, pues hay más aspirantes que públicamente han anunciado sus aspiraciones, como la exvelocista Ana Gabriela Guevara.

Aunque la exatleta se ha visto inmersa en varias denuncias de corrupción, aún no se le han comprobado y sigue firme en sus aspiraciones.

Eso sin contar con los políticos locales en Sonora, varios de los cuales también tienen encendidas sus veladoras alegando que ni Guevara ni Durazo han estado cerca de los sonorenses durante los últimos años.

Nadie duda de que Valencia sea buen operador electoral, ya lo ha demostrado en la capital y en Guerrero, sólo que es muy diferente llegar a un lugar tan lejano y si no trae consigo las maletas de recursos acostumbrada, será muy difícil tener éxito.

Si se concreta su candidatura, Durazo y su equipo abandonarán sus tareas al frente de la Policía Federal, justo cuando los índices delincuenciales andan por las nubes, demostrando con ello que fallaron en las tareas encomendadas.

Porque en esta vorágine delincuencial ni los sonorenses se han salvado del crimen organizado, siendo el caso más relevante el asesinato de varios integrantes de la familia LeBarón, incendio que tuvo que ir a apagar el canciller Marcelo Ebrard.

Por cierto, Valencia fue durante muchos años integrante del equipo del hoy canciller, quien lo echó al sentirse traicionado, aunque parece que tuvo la suficiente habilidad para meterse en el corazón de Durazo, al grado de encabezar su avanzada en ese estado.

 

CENTAVITOS… Vaya, ahora resulta que Morena quiere que la Secretaría de Salud diseñe los menús infantiles en los restaurantes capitalinos y que el gobierno le diga a los padres de familia qué le deben dar de beber a sus hijos menores de edad y qué no. Bueno, eso es lo que quieren Paula Soto Valentina Batres, quienes propusieron cambios a la Ley de Establecimientos Mercantiles para multar con casi 11 mil pesos a quien le dé un refresco a un menor, aunque sea su hijo, y al restaurante que no ofrezca comida sana y balanceada a los niños. Ahora los morenos quieren educar hasta a los padres.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes