Connect with us

Capital Político

A Mancera no lo agarrarán

Mancera fue bien visto hasta que en 2015 se decantó por el PRI y el PAN; fue borrado de la lista, pero tampoco quedó señalado como el peor de los enemigos.

Adrián Rueda

Published

on

Si bien es cierto que le fue notificada una inhabilitación de la Contraloría de la CDMX, por haber promocionado como jefe de Gobierno la candidatura del panista Ricardo Anaya a la Presidencia de la República, Miguel Ángel Mancera no tiene de qué preocuparse.

Claro que el hoy senador es adversario de la 4-T, pero pesa más su historia como benefactor de Morena entre 2012 y 2015, pues si bien no les entregaba dinero en bolsas de papel, sí dejaba que sus funcionarios operaran para financiar ese movimiento.

Un ejemplo fue el sistema de transporte público de la capital, donde durante años cobraron sin trabajar varios integrantes del partido en el poder, por ejemplo. La cercanía eran tal que en 2012 el exjefe de Gobierno fue invitado a jugar beisbol y recibió su franela bordada como “amigo”.

Incluso, Ariadna Montiel, extitular de la RTP que benefició a Morena, es hoy subsecretaria para el Bienestar.

Mancera fue bien visto hasta que en 2015 se decantó por el PRI y el PAN; fue borrado de la lista, pero tampoco quedó señalado como el peor de los enemigos. Quienes debieron haberlo puesto en esa canasta eran los perredistas, a los que sí traicionó. Por eso ahora, aunque empiezan las “molestias”, el senador no debe preocuparse mucho ni por Morena, ni por Claudia Sheinbaum; el ruido contra él será solamente mediático.

Pero como los morenos necesitan crucificar a algunos peces gordos de la administración pasada, sobre todo porque el panorama no les es muy favorable de cara al 21, quienes están en peligro son los exintegrantes de su burbuja. El mensaje más reciente llegó con el cateo que la FGR hizo a la casa de la hija de Luis Ernesto Serna Chávez, secretario particular de Mancera en la administración pasada, en busca de documentos sobre algunas operaciones.

Luis Ernesto no es el único que está siendo investigado, e incluso Miguel Ángel Vásquez, quien fue jefe de asesores del exjefe de Gobierno, está en la cárcel, pero faltan los más pesados del grupo selecto que manejó la administración capitalina de 2012 a 2018.

Van por la burbuja, no por Mancera, quien tiene su mejor seguro en la curul de senador; el propio equipo sospecha que desde hace dos años los vendió. Incluso, en sus reuniones semanales a tomar café —a la que acudían hasta el año pasado al menos tres de los que hoy tienen órdenes de aprehensión—, la conclusión era que el senador se había desentendido de ellos. Se sintieron abandonados y hoy les queda claro, aunque eso no quiera decir que sean blancas palomas.

 CENTAVITOS

Sobre ese mismo tema, si bien es cierto que la 4T hace su chamba de ir por los inculpados, la verdad es que las fiscalías están actuando con bajeza, pues, en el caso de Vásquez, éste fue detenido durante la madrugada en su domicilio, a donde agentes embozados ingresaron de madrugada y lo esposaron frente a sus hijas menores… En el caso de Serna los agentes se introdujeron en la casa de su hija, quien está casada con uno de los hijos del expriista Manuel Jiménez Guzmán. El único pecado de la joven es el suegro que le tocó, quien, por cierto, coincidió con su padre en el gabinete de Mancera, donde don Manuel era el asesor del jefe de Gobierno y Luis el particular. Dicen que a veces coincidían también en las comidas familiares de los domingos, pero nada más. De cualquier forma ha habido rudeza innecesaria de los fiscales, por no decir que están actuando sin el honor, que hasta en las peores mafias hay.

Periodista, especializado en política de la CDMX. Editor y columnista

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes