Connect with us

Economía para Principiantes

El Camaleónico IEPS

Nos encontramos a mitad de los jaloneos por las decisiones presupuestales de cada año en nuestro país: cuánto dinero vamos a recaudar y cuánto nos vamos a gastar

Pablo Trejo

Published

on

Nos encontramos a mitad de los jaloneos por las decisiones presupuestales de cada año en nuestro país: cuánto dinero vamos a recaudar y cuánto nos vamos a gastar, son materia central del paquete económico para 2021. La secuencia lógica es la siguiente: los ciudadanos Diputados reciben del presidente de la República a través de su Secretario de Hacienda, los estimados de ingresos para las arcas públicas. Después de que los Diputados aprueban su parte, hacen lo propio los Senadores generándose la Ley de Ingresos. Dentro de los ingresos, existen algunos que cobran demasiada
notoriedad y se colocan en el centro del debate. Uno de ellos es lo relativo al cálculo de lo que ingresaremos como recaudación del famoso IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios). El IEPS resalta su importancia y se materializan en dos asuntos muy sensibles a la gente: las gasolinas, y las bebidas azucaradas y con contenido
alcohólico.

Sobre el impuesto específico a las gasolinas, que se ha vuelto muy relevante en los últimos años, la postura de Hacienda es que «Se considera oportuno incorporar en el esquema tributario del IEPS aplicable a los combustibles automotrices, instrumentos contracíclicos que fortalezcan las finanzas públicas, ante escenarios desventajosos como son los observados durante el 2020. Esto se logrará mediante cuotas complementarias». Esta disposición buscaría blindar a las finanzas públicas de las variaciones del crudo. Desafortunadamente, para el consumidor, esas “cuotas complementarias” evitarán que se disminuyan los precios finales de las gasolinas. Este año en que diversos conflictos internacionales colocaron por los suelos al precio del petróleo, el precio de las gasolinas disminuyó por un efecto simple de precios en los mercados, pero a su vez, hizo que la recaudación del IEPS producto de las gasolinas,
disminuyeran y tuvieran un impacto negativo en las finanzas del país.

Otro rubro en donde el IEPS juega un papel importantísimo es en rubro de las bebidas alcohólicas. En la actualidad, las bebidas alcohólicas se cobran con base en el precio de venta del producto, pero una de las propuestas es que propone crear una cuota fija sobre el contenido de alcohol de las bebidas. Con ello, El gobierno de Andrés Manuel López Obrador podría obtener ingresos superiores a 25,000 millones de pesos anuales sin incrementar impuestos. La nueva propuesta plantea cobrar una cuota entre 1.40 y 1.60 pesos por cada grado de alcohol por litro, lo que generaría varios impactos positivos: aumentaría el consumo de bajo grado etílico, beneficiando la venta al por menor, y a la vez, aumentaría los precios en las bebidas llamadas “duras”, generando incentivos negativos para disminuir el consumo. La lógica es simple como una carambola de tres bandas: la recaudación aumentaría por el aumento en las ventas de
menor grado, disminuiría el consumo de bebidas duras, mejorando con ello la salud colectiva, y no se estaría generando, si no modificando un impuesto existente con lo que se cumpliría la palabra del presidente, cumpliendo con su palabra empeñada. Habrá que analizar a fondo el tema.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes