Connect with us

Economía para Principiantes

Requisitos para el nuevo progreso social

Algunas de estas ideas las vemos reflejadas en la 4T, pero el camino es demasiado largo aún, por lo que los esfuerzos deben redoblarse en el futuro inmediato.

Pablo Trejo

Published

on

Hace apenas unas semanas, el CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económica), decidió publicar un libro por demás interesante, titulado “Manifiesto por el Progreso Social”, el cual comienza reconociendo los éxitos globales del modelo capitalista, atravesando por las fuentes de preocupación actual, las acciones recomendadas para retomar el camino del progreso, hasta llegar a un modelo que nos permita repensar
absolutamente a nuestra sociedad en pleno siglo XXI.

En los textos, se asume una premisa fundamental: la pérdida del “alma del comunismo”, el agotamiento del modelo neoliberal y los grandes desequilibrios que está arrojando como saldo cualquiera que sea el modelo actual. Puede afirmarse entonces que, las ideologías están atravesando una crisis mortal, lo que genera las condiciones perfectas para el nacimiento de una nueva ideología que sustente su prioridad en el Progreso
Social.

Hablar de Progreso Social implica que cada ser humano tenga derecho a una dignidad íntegra, sin importar el género, la raza la religión, la educación, etc. Para los autores, esa dignidad integra incluye la posibilidad de participar en la vida social en igualdad de circunstancias. En contra de ese concepto, obviamente existen costumbres muy arraigadas que será muy complicado cambiar a través de los años. Si en nuestro país
seguimos pensando que las mujeres deben ser las responsables de servir los alimentos a los hombres en casa, o que los homosexuales son menos fuertes físicamente, o que nuestras comunidades indígenas carecen de cultura, será imposible materializar el Progreso Social deseado.

Por otra parte, todos coincidimos en que no existe alternativa a la idea de los mercados como el mecanismo más eficaz para cualquier realización completa de un bien, es decir, la parte del ciclo en donde el vendedor hace un acuerdo con el comprador. Sin embargo, eso no debe significar que existan grandes ganadores y perdedores, lo que genera los desequilibrios tan grandes en la sociedad, pero a diferencia de lo que se piensa en la actualidad, eso no puede ser corregido mediante la intervención de políticas públicas, lo que significa que, en la nueva normalidad, las políticas públicas simplemente deben ser un instrumento de estabilización tras la transformación de métodos y convenciones, normas y hábitos de la nueva normalidad.

Simultáneamente, deberán desenmascararse algunos preceptos como por ejemplo que el progreso tecnológico seguirá un camino propio que no podremos modificar (esa vieja idea de que las máquinas terminarán por dominar a los humanos); que la globalización implica convergencias de economías y choque de civilizaciones, o la que enarbola correctamente la cuarta transformación: el progreso social no está condicionado al
crecimiento económico, o lo que el presidente sostiene: crecer no significa que nos estemos desarrollando.

Finalmente, el texto culmina promoviendo lo que deberán considerarse como los pilares del nuevo modelo de Progreso Social: lograr la igualdad a través de una sociedad incluyente; la libertad (tanto económica como política que incluya Estado de derecho, derechos humanos y derechos democráticos exhaustivos) y la sostenibilidad ambiental; preservar los ecosistemas respetando toda forma de vida.

Algunas de estas ideas las vemos reflejadas en la Cuarta Transformación, pero el camino es demasiado largo aún, por lo que los esfuerzos deben redoblarse en el futuro inmediato.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes