Connect with us

Economía para Principiantes

La vacuna acrecentará las desigualdades

¿Qué pasará entonces con aquel sector que no es considerado tan vulnerable, pero que tampoco cuenta con los medios para adquirir la vacuna en el mercado privado?

Pablo Trejo

Published

on

Para nadie es un secreto que los gastos de una familia en materia de salud, dependen de manera directa de sus ingresos. Quienes gozan de una situación más desahogada, pueden sortear de mejor manera cualquier emergencia, pueden comprar medicinas de patente, tener acceso a especialistas, o simplemente la capacidad de adquirir un seguro de gastos médicos mayores.

Quienes tienen los medios, pueden incluso sobrellevar de mejor manera una enfermedad catalogada como catastrófica, en el sentido de que los gastos derivados de la misma, son de tal magnitud, que pueden resultar una auténtica catástrofe para la economía de cualquier familia promedio.

Pensemos ahora en la situación que estamos atravesando. La pandemia provocada por el virus SARS Cov-2, ha afectado de manera diferente a los diferentes deciles de la población. Los de mayor poder adquisitivo pueden atenderse más rápido porque pueden detectar la enfermedad más tempranamente, porque también tienen muchas más posibilidades de acceder a realizarse pruebas de laboratorio de manera privada, o incluso, adquirir pruebas rápidas para estar checándose cotidianamente.

¿Qué sucederá cuando por fin esté disponible la vacuna que todos esperamos? Lógicamente habrán dos posibilidades: adquirirla en el mercado privado, o vacunarse en alguna de las instituciones de salud pública. Quienes carecen de recursos, es altamente probable que no puedan comprar una vacuna y administrársela de manera privada, menos aún si se trata de una familia promedio de 4 o 5 habitantes; por el contrario, en el momento en que la vacuna esté disponible en los mercados, la gente de mayor poder adquisitivo saturará las instituciones privadas para vacunarse, y por ende,
sus probabilidades de inmunizarse, serán mucho mayores.

Imaginemos ahora lo que sucederá en el sector público. Hasta ahora sabemos que nuestro país ha firmado acuerdos comerciales para la adquisición inmediata de vacunas en cuanto estas estén disponibles. Las cifras manejadas en los medios de comunicación, nos hacen pensar que la vacunación no será universal y se focalizará de poco en poco en los grupos de mayor vulnerabilidad. Pensar en la logística que se requerirá nos produce mareos.

¿Qué pasará entonces con aquel sector que no es considerado tan vulnerable, pero que tampoco cuenta con los medios para adquirir la vacuna en el mercado privado? Literalmente, se encontrarán ante la deriva y la incertidumbre.

Cuando la vacuna llegue a nuestro país, sea de la marca que sea y del laboratorio que
sea, será aprovechada en primera instancia por los deciles de mayor ingreso, acentuando aún más nuestras diferencias sociales, porque surgirá la nueva división entre los vacunados y los no vacunados, lo que definitivamente, dependerá de la capacidad del poder adquisitivo.

El máximo responsable de la política económica y de hacer más pequeñas las desigualdades es nuestro gobierno, y ahora mismos está frente a una oportunidad perfecta de hacerlo, si es que establece mecanismos que eviten que el dinero sea el principal factor de quien se vacuna primero, para lo que requerirá de imaginación y de valor para tomar decisiones. Ojalá que así sea.

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes