Connect with us

Pluma Invitada

México ¿Qué tan enfermo?

Óscar Espinosa

Published

on

La organización Signos Vitales pretende llenar, de alguna manera, los vacíos de información que existen en el espacio público, particularmente aquellos que tienen que ver con las acciones públicas. Busca contribuir a aclarar las confusiones que genera la existencia de “los otros datos”, de manera que la sociedad disponga de información confiable. Por mi parte, me he propuesto hacerme eco de sus trabajos, pues considero muy importante que se difundan ampliamente y así, se haga conciencia.
En su reporte La pandemia en México del mes de julio, que comenté en mi columna titulada La verdad incómoda de los signos vitales, la organización describía cómo una cifra no cuantificada de casos estaba afectando nuestras percepciones sobre la evolución de la pandemia. Para conocerla era necesario hacer más pruebas y tomar una decisión por un confinamiento financiado con una renta de emergencia, que evitara que los trabajadores salieran a buscar su sueldo durante el periodo. Pero la respuesta gubernamental fue tardía.
En su nuevo reporte sobre la pandemia, México enfermo¹, Signos Vitales describe cómo la crisis de salud y económica ya están en marcha. La respuesta pública nuevamente parece ser tardía y se concentra en objetivos partidistas, más que nacionales. El documento, que cierra su análisis el 26 de septiembre, tiene a México en el cuarto lugar mundial de fallecimientos con más 76 mil fallecimientos en cifras oficiales. El sistema de salud parecería no estar saturado, pero esta es una afirmación relativa: el reporte señala que 42.5% del total de fallecimientos (registrados dentro de los hospitales del sistema de salud público) se registró durante los primeros cuatro días de que el paciente ingresó a un hospital. De forma agregada, el 86% de los ingresados muere dentro de los primeros 15 días. Es decir, los enfermos sólo llegan al hospital en las etapas terminales, literalmente, a morir.
Las políticas de protección para el personal médico no han sido suficientemente efectivas. En julio se estimaba que México era uno de los países con mayores contagios entre los profesionales de la salud. El nuevo reporte identifica que el número de fallecimientos del personal sanitario para el 16 de septiembre es de más de 1,500, 2.04% del total de fallecimientos. Y para el 31 de diciembre, este número se elevaría a 2,936 fallecimientos.
El PIB de México caerá 10.2% según el Banco Mundial y en 2021 sólo podrá iniciar una recuperación al 3%. La economía mexicana regresará a los niveles de 2014, mientras que el PIB per cápita a los niveles de 2010. El 59.6% de las empresas experimentaron cierres temporales: 44.1% en empresas grandes, 51.5% en pequeñas y medianas y 60.3% en microempresas. Esto significó que dos de cada tres hogares perdieran casi la mitad de sus ingresos. En consecuencia, esto podría significar una década perdida de crecimiento si México mantiene el ritmo debilitado previo a la pandemia de 2019.
Una gran proporción de las nuevas personas que están entrando en situación de pobreza provino de la clase media que estaba apenas por encima de la línea de pobreza. Esta clase media baja, denominada clase media vulnerable, se redujo de 34.2% en febrero a 26.1% en junio. Es decir, casi 9 millones de personas de la clase media vulnerable pasaron a ser pobres.
La segunda parte del documento revisa cómo han cambiado las instituciones durante esta pandemia. Un debilitamiento de las reglas democráticas, una mayor centralización y la disminución de contrapesos al ejecutivo se han acumulado en estos dos años. En primer lugar, se trazan nueve reformas que aumentan la participación del ejecutivo en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria; la de Austeridad Republicana; la de Extinción de Dominio; la de Remuneraciones de Servidores Públicos; el Código Penal; la Ley sobre el Uso del Fuerza, y sobre el Registro de Detenciones.
En seguridad, los primeros meses de la pandemia estuvieron caracterizados por una reducción en los homicidios, pero para los bimestre junio-julio aumentaron en casi 1% respecto al bimestre anterior, pero los feminicidios en ese mismo bimestre aumentaron casi el 20% con respecto a abril-mayo 2020.
Las reglas se han modificado para dar más peso al Ejército, no sólo en seguridad. Las Fuerzas Armadas realizan ahora 13 actividades adicionales que corresponden a mando civil y a las que se destinarán casi 62 mil elementos (22% de los miembros en activo). Entre ellas, obras de infraestructura como la construcción del aeropuerto Felipe Ángeles, la construcción de las sucursales del Banco del Bienestar, la construcción de cuarteles para la Guardia Nacional, la remodelación de hospitales y la realización de 2 tramos del Tren Maya.
La gran reforma hacia la austeridad en la Administración Pública Federal llevó a la desaparición de 1,986 plazas con nivel de Dirección General Adjunta, y se establecieron restricciones para que servidores públicos ocupen puestos similares en sector privado en 10 años (restricción 4 veces mayor que en Estados Unidos y 3 veces más que en Europa).
En el tema de debilitamiento institucional, la FGR, el INE, el INAI, la COFECE, la CNDH y el IFT sufrieron, en promedio, reducciones presupuestales del 5.6% en 2020, situación que podría repetirse cuando se apruebe el Presupuesto 2021.
Adicionalmente, CONEVAL ha destacado que los programas sociales prioritarios diseñados durante esta administración carecen de los instrumentos de seguimiento que permitirán focalizarlos o evaluarlos. Los padrones están incompletos o son inexistentes, las reglas de operación se encuentras debilitadas y no plantean una evaluación. Este debilitamiento pone en un riesgo de uso clientelar a estos programas.
Estos elementos llevan a Signos Vitales a concluir que también la democracia mexicana está enferma. Las acciones del gobierno parecerían estar guiadas por estimaciones optimistas de la evolución de la pandemia. Asimismo, el despliegue de programas y reformas institucionales parece estar guiado por una estrategia electoral.
Hoy ya podemos observar las consecuencias de actuar bajo la premisa de que existe un dilema entre salud y economía. La respuesta tardía para otorgar un ingreso de emergencia y un rescate a algunas actividades económicas redujo el efecto del confinamiento. El problema es que hoy, una buena parte de las familias mexicanas está lastimada en sus ingresos y patrimonio para recorrer hacia adelante un camino que aún se aprecia difícil y quizás, largo. Pero eso no es todo, por su parte las instituciones que podrían apoyar a las familias en ese recorrido se encuentran debilitadas. Esa es la realidad de nuestro querido México y analizándola, nos toca responder a la pregunta… ¿Qué tan enfermo está?

Continue Reading
Advertisement Article ad code
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los influyentes

Twitter

Facebook

Advertisement Post/page sidebar widget area

Recientes